3.2.12

Comiendo para olvidar

...
A diferencia de mi amigo Iván Thays, a mí me gusta la comida peruana y cada vez que paso por Lima cumplo con el ritual de los restaurantes, casi siempre con placer. También, sin embargo, soy de los que creen que la etiqueta “Boom de la Comida Peruana” deberíamos reservarla para el día en que todos los peruanos tengan la oportunidad de comer decentemente, comidas nutritivas y balanceadas, tres veces al día.

Como están las cosas hoy, el ceviche puede ser nuestro plato de bandera pero el plato más frecuente en las mesas peruanas ha de ser, calculo yo, la sopa recalentada diez veces con los mismos tres huesos de pollo. El Perú es uno de los países con los más escandalosos índices de desnutrición y malnutrición de Sudamérica: dado que la alimentación es una necesidad primaria, preferiría celebrar cuando cumplamos con ella en términos prácticos y extensivos, es decir, cuando aseguremos la alimentación de todos, en lugar de festejar estólidamente que se haya convertido en la diversión favorita de la clase media y la clase alta, por más que se quiera disfrazar esa diversión con la rara noción de que la industria restaurantera va a ser la locomotora que saque al país de la pobreza.

Antes que el lema “ustedes también son peruanos y tienen derecho a comer rico”, dicho por un chef limeño a los habitantes del pueblo de Peru, Nebraska, yo preferiría el lema “ustedes también son peruanos y tienen derecho a comer”, dicho por nuestra clase política y nuestras clases dirigentes a los peruanos en general, incluyendo a los que no tienen tiempo para hacer largas colas ante la puerta de una feria gastronómica ni dinero para sentarse en un restaurant de Gastón Acurio o de Rafael Osterling.

La reacción indignada de tantos peruanos ante la columna de Iván en su blog del diario español El País es sin duda alguna uno de los hechos más ridículos de tiempos recientes en el Perú. Según lo entiendo yo, todo lo que Iván ha dicho es que nuestra comida no le gusta y que prefiere la pasta. Lo acusan de anti-peruano. No sé si algún crítico más original lo habrá acusado ya de italianizante o de eurocéntrico. Está claro que si Iván hubiera escrito que la pintura peruana es en general poco interesante (que lo es), o que la educación peruana es menesterosa (que lo es), o que el cine peruano es mayoritariamente mediocre (que lo es), entonces la reacción hubiera sido próxima a cero.

Todos los países eligen a lo largo del tiempo, llevados por coyunturas, inclinaciones, modas y principios, cuáles de sus productos culturales van a cifrarlos, cuáles van a representarlos, con qué elementos de su cultura van a identificarse. Si los peruanos hemos elegido el arroz con pato en vez de Trilce o la causa de cangrejo en lugar de los Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana, yo creo —es mi modesta opinión— que debemos preocuparnos. No me cabe la menor duda de que, si la columna de Iván dijera que Vallejo fue un escritor menor o que Mariátegui fue un idealista confundido, pocos se hubieran abalanzado sobre él para desmentirlo o para, simplemente, como ha ocurrido, insultarlo estólidamente y en rebaño.

Me pregunto si algún peruano juzgaría que la proposición “detesto la pizza” o la proposición “odio la comida china” son declaraciones xenofóbicas contra italianos y orientales. Si creen que no lo son, entonces deberían entender fácilmente que “no me gusta la comida peruana” no es una prueba de traición a la patria, si la dice un peruano, ni una declaración de xenofobia anti-peruana si la dice un extranjero.

¿Tiene alguna importancia preguntarse por qué tanta gente reacciona de manera tan airada ante una declaración así de trivial? (Porque, finalmente, nuestro gusto culinario no puede ser otra cosa que una trivialidad). Yo creo que sí; creo que es importante observar lo desmedido de la reacción, sobre todo porque los peruanos vivimos en un contexto social en el que proposiciones como “hay que perdonar a un exdictador genocida” o “es aceptable que el Estado asesine gente inocente para mantener el orden” no son respondidas con una furia semejante. Por el contrario, son a veces incluso mayoritarias. Y si eso significa que entre los peruanos es más consensual la defensa del seco de cordero que la defensa de la vida humana, entonces nuestro problema ya no es simplemente una cuestión de chauvinismo, sino que es una cuestión de valores en el sentido más preciso: qué clase de ideas estamos dispuestos a combatir o rechazar.

Lo más curioso del caso, probablemente, es que pocos son los que se quejan de que Iván muestre, en esa misma columna, su escepticismo ante un libro que todavía no ha leído. Entiendo su escepticismo, claro está: Gustavo Rodríguez es un escritor tan deficiente que, junto a sus libros, los de Beto Ortiz parecen obras literarias. Pero nadie ha defendido a Rodríguez de la crítica anticipada: allí está nuevamente: tampoco el juicio literario es en el Perú un terreno tan pedregoso como el de la opinión gastronómica. El conflicto de límites marítimos con Chile no causa tanta indignación ni atrae tantos reclamos como el estúpido conflicto sobre el origen de la causa rellena. Cuando, hace pocos años, un blogger arbitrario anunció, antes de ver la película, que la estupenda cinta La teta asustada de Claudia Llosa era un film racista, no fuimos más de tres o cuatro los que nos sentimos insultados por la bajeza. Pero, claro, es que no se estaban metiendo con los picarones, no estaban hablando mal del arroz con leche.

En verdad, la única afirmación polémica del artículo de Iván Thays es su idea de que probablemente es imposible escribir una gran novela que trate sobre un tema traumático de dimensiones colectivas antes de que pase un tiempo relativamente largo (es, de hecho, un tema muy debatido en la crítica literaria contemporánea). Tengo la impresión de que en cualquier sociedad centrada, que no reaccionara histéricamente ante las divagaciones estomacales y le diera más importancia a las discusiones relevantes, ése es el asunto que habría merecido debatirse: Iván está hablando de la relación clave entre nuestra historia de violencia política y nuestra capacidad de asumirla, representarla y elaborarla. No es sorprendente que sea el único punto del artículo que no ha tenido hasta ahora una respuesta (yo pienso comentarlo más adelante). La razón para la falta de reacciones sobre ese punto es más que obvia: los peruanos estamos pensando cada vez más con las tripas y menos con el cerebro. Me pregunto si no estamos comiendo para olvidar.
...

66 comentarios:

Gabriel Espinoza dijo...

Buen punto, Gustavo. Preguntas en qué clase de país idiotizado un artículo como el de Iván puede ser percibido como "escandaloso". Prescindo del adjetivo. Creo que, deliberadamente, Iván ha tocado un tabú. Pero un tipo de tabú especial, que podemos llamar un "tabú mediático". Dicho tabú ha sido construido por largos años, trabajosamente, por los medios de comunicacón, el Estado --a través de campañas publicitarias-- y por muchas organizaciones que les interesa difundir y amplificar un discurso tranquilizador, amable, engreidor, complaciente: políticamente criollo. El apanado que Iván recibe, en ese sentido, era esperable. Guardando las distancias, esto se asemeja a lo que provoca Lars Von Trier, quien se mea en todo (lo políticamente correcto) precisamente cuando va a estrenar una película. En fecha oportuna, el director de cine declara a la prensa que simpatiza con Hitler y declara ligeramente que es nazi. A continuación, sonríe, como esperando algo. Ya te imaginas qué vienes después. Una ola mediática, en la que el cineastra se monta con entusiasmo. Todo ello es un juego frívolo, amoral, pero en el que todos "ganan". Ese mismo truco ha usado Thays para debutar en su blog.

Gabriel Espinoza dijo...

Buen punto, Gustavo. Preguntas en qué clase de país idiotizado un artículo como el de Iván puede ser percibido como "escandaloso". Prescindo del adjetivo. Creo que, deliberadamente, Iván ha tocado un tabú. Pero un tipo de tabú especial, que podemos llamar un "tabú mediático". Dicho tabú ha sido construido por largos años, trabajosamente, por los medios de comunicacón, el Estado --a través de campañas publicitarias-- y por muchas organizaciones que les interesa difundir y amplificar un discurso tranquilizador, amable, engreidor, complaciente: políticamente criollo. El apanado que Iván recibe, en ese sentido, era esperable. Guardando las distancias, esto se asemeja a lo que provoca Lars Von Trier, quien se mea en todo (lo políticamente correcto) precisamente cuando va a estrenar una película. En fecha oportuna, el director de cine declara a la prensa que simpatiza con Hitler y declara ligeramente que es nazi. A continuación, sonríe, como esperando algo. Ya te imaginas qué vienes después. Una ola mediática, en la que el cineastra se monta con entusiasmo. Todo ello es un juego frívolo, amoral, pero en el que todos "ganan". Ese mismo truco ha usado Thays para debutar en su blog.

Home Made Nation dijo...

el mejor post que he leido (probablemente en mi vida)
cuantas verdades
Excelente Gustavo
Un saludo
Manlio (fui alumno tuyo hace como 18 años en la Benab)

fernando carbonel dijo...

Bien dicho!!

Anónimo dijo...

Me parece que estas generalizando mucho por defenderte yo tambien vivo en europa y vivi 8 agnos de mi vida en italia y tambien ma gustan las pastas,pero el problema no pasa porque es lo que te gusta o no si no es que hablando especificamente de gastronomia el Peru es inmensamente rico en productos naturales y nustra variedad de comidas es un delicia , pero mesclar eso con la pobreza del peru , solo por defenderte y decirnos a los peruanos que es pobreza porfavor cualquier pobre del Peru te dira que en Peru se come rico y son justamente los suenos y nuestras convicciones como pueblo que nos lleva adelante ,acaso de un simple pan con tomate no se invento la pizza en napoles ??? lo que pasa es que aqui en europa las naciones ya pasaron por lo que nosotros necesitamos pasar ahora cambios de mentalidad y creer en nosotros mismos , y con eso de los chilenos y que es estupido discutir por eso que sabras tu de patriotismo , es legitimo que los peruanos y el estado peruano se interese en ello o acaso los chilenos no lo son me parece que mejor deberias criticar al lado chileno y si segun tu te parece una estupidez , chile que se consideran un pais de primer mundo , sabes la clase de abuso hacia los peruanos que van alla para progresar tu que vives en europa las has sentido alguna vez , seguro que nunca , mejor cambia de discurso y has criticas constructivas a un pais que quiere salir adelante

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo en lo central. Sin embargo, me parece que la manera en la que está escrito el artículo contribuye con el malentendido y con la reacción, digamos, desatinada de las personas.

Porque, si la verdadera frase polémica y densa era la relativa a la distancia temporal que debe asumir el escritor frente a un hecho "literaturizable", ¿por qué la "pataleta" no es una nota al pie, un simple inciso, y ocupa más bien varias líneas en el escrito? Me da la impresión de que el texto está un poco descentrado, apunta a varios frentes y ello superficializa un poco el todo.

Vamos, no es que el post de Iván Thays sea un artículo de crítica en el que la gente está resaltando lo que no vale la pena. Es una extraña mezcla de pataleta con reflexión, y ello, aunque no justifica la reacción desmedida de la gente, hasta cierto punto contribuye significativamente a exaltarla.

Anónimo dijo...

No le hagan Bullyng a Thays

Jaime Rojas dijo...

El problema se origina por culpa de tanto escritor resentido (como tú o Ivan) que creen que Gustavo Rodríguez (por ejemplo)es un mal escritor a pesar de que probablemente vende más libros que ustedes dos juntos. Siempre ha habido esta argollita entre escritores aburridones que se creen cultos, y que tratan siempre de desprestigiar a los que no pertenecen a su círculo. Hay muchos que comentan "como buenos" sin haber publicado nada bueno ni exitoso en toda su vida.

Anónimo dijo...

Otro oportunista que se mete a la discusión para hacerse conocido.

Carla dijo...

Sí pues, lamentablemente el peruano tiene más arraigo y se siente mejor reflejado y representado en su comida que en su literatura, su historia, su vida política, así que si le tocas su lomo saltado o arroz con pollo, te hará la tercera guerra. Eso sí, todo ello tampoco hace a la gastronomía como disciplina y como arte, menos importante en la vida de una comunidad. Lo demás, los otros elementos de su cultura no lo conoce o no le importa, por una imperdonable ignorancia, sobre todo de los que tienen oportunidades de no serlo. Creo que lo único achacable en Iván es dar opiniones nutricionales sobre aspectos que no domina en la cocina peruana.

Cristina dijo...

Muy bueno tu comentario sobre este tema que está tomando unas dimensiones, al menos en internet, que me dejan alucinada. Creo que reflexiones como ésta y como la de Iván hoy en su blog son las que hay que hacer para tratarlo seriamente.
Pero no me parece que Iván haya hecho una crítica anticipada sobre el libro, solo ha opinado sobre su tema y sobre cómo se publicita y creo que eso sí se puede valorar con la sinopsis y con las frases publicitarias de la editorial.

Zambocholo dijo...

Me pregunto si mi tocayo Iván está preparado para el cargamontón que se le avecina.

Галина dijo...

Okay, de acuerdo con todo, pero no nos lapiden y nos llamen chauvinistas por empujarnos una causita o una carapulcra. Y tampoco nos hagan sentir culpables por hacerlo, a pesar de los terribles (lo digo de corazón y sin sarcasmo)índices de desnutrición del país.

Галина dijo...

Okay, de acuerdo con todo, pero no nos llamen chauvinistas por empujarnos con gusto una causita o una carapulcra. Tampoco nos hagan sentir culpables por degustarlas, a pesar del terrible (lo digo sin sarcasmo alguno) índice de desnutrición del país.

e-rratas.com dijo...

Casi nunca comento, pero esta vez es diferente. Coincido contigo y con Iván plenamente, y no me importa si me dicen antiperuana.

http://www.e-rratas.com/para-entender-una-receta/

Sofía Rodríguez

Marisabel dijo...

Gustavo
De acuerdo con el fondo de tu artículo, pero una sola precisión. Dices que el término boom gastronómico debería reservarse para cuando todos los peruanos coman decentemente. Con la misma lógica hubiéramos podido decir que el boom de la literatura latinoamericana habría de reservarse hasta que todos los latinoamericanos tuvieran una comprensión lectora decente. El ejemplo es grueso, solo para demostrar que el término boom es engañoso y marquetero, describe más un estado de ánimo que un proceso irreversible o continuo. Digo.

MEC dijo...

Sorry, el comentario anterior es mio, pero lo escribí desde otra PC :(
Maria Elena Cornejo

Anónimo dijo...

Iba a escribir u post diciendo que no me gusta Gianmarco ni Bareto ni el Grupo 5, pero mejor no digo nada porque me apanan.

Anónimo dijo...

"Cuando, hace pocos años, un blogger arbitrario anunció, antes de ver la película, que la estupenda cinta La teta asustada de Claudia Llosa era un film racista, no fuimos más de tres o cuatro los que nos sentimos insultados por la bajeza."
Disculpa, Faverón, pero esta vez te pasaste de la raya. No fueron tres o cuatro... ¿o es que acaso el snobismo está tan arraigado en ti o Thays, que actúan como únicos intérpretes del arte cinematográfico (es decir, el vulgo no entiende lo que ustedes)? Casi todo aquel que apreció la película opinó acertadamente acerda del blogger (sabemos quién es, pero luego de que cayó en desgracia por el caso de la espía peruana no se merece mencionar su apodo ni su nombre): el tipo era no "poco menos", sino mucho menos que una bestia. No fueron "tres o cuatro" los opinantes. Ni que hubieras estado desconectado de la red todo ese tiempo.

Carlos Esquives dijo...

Estoy algo desconcertado con su comentario, uno extenso y enérgico, sobre un tema que usted menciona como "uno de los hechos más ridículos de tiempos recientes en el Perú", tema que a mi parecer está (si se me permite la palabra) "sobrebocado". Yo confío en su ardua lectura y conocimiento sobre cómo funcionan los medios de comunicación, especialmente si estamos hablando de los medios digitales. No es de sorprenderse que el público sea liberto al momento de comentar un tema como este, que quiera o no, es cosa de momento, el tema de la semana a lo mucho. Cuestión que si bien tiene que debatirse (respecto a temas como la gastronomía, la desnutrición, el estados de poder, etc...) es una noticia mediática y usted está impulsando a eso. Y si digo desconcertado es porque, usted, un escritor que se ha atrevido a compilar un conjunto de cuentos sobre el tema del terrorismo, CÓMO ES POSIBLE que no le haya tomado el compromiso necesario al tema de Movadef, caso que apenas le dedica a su blog (casi) una página, y todavía anunciando que no está bien informado sobre el mismo. Sin embargo, si le da más importancia al quilombo que provocó Thays. Disculpe, pero eso sí es ridículo, tomar más empeño a comentar una pataleta (como el mismo Thays menciona) a un tema coyuntural, político y que usted se supone está familiarizado, no en vano ha compilado un libro sobre la tragedia durante el terrorismo, libro que por cierto es muy sectorial.

Anónimo dijo...

No me gusta la Inca Kola, y muchos platos de la comida peruana me caen mal. Pero supongo esto no me hace un traidor a la patria. Lo absurdo en nuestro pais es este estado de narcisismo estupido, orgullosos por temas triviales cuando la calidad de vida en Lima es terrible.

Y lo que es peor, esta intolerancia a la opinion de Thays surge en las redes sociales. Pero son las redes sociales representativas de un pais? A lo mas, lo que escribio Thays escandalizo a 100 000 personas y llego a oidos de quizas 1 millon de habitantes que luego se olvidaron por completo del asunto.

Es tan importante la opinion de una minoria? o es otro sintoma de esta autocomplacencia que me asusta cada vez que visito Peru.

Si esto es asi, la comida peruana se convirtio en otro elemento para caracterizar la distorsionada sociedad capitalina.

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo.

Sivia Serbia dijo...

Querido Gustavo:
Siempre es un gran placer leer tu blog. Tienes toda la razon, mucho gente sobre reacciono al comentario de Thays. Los insultos que ha recibido el pobre son totalmente inmerecidos (aunque si lees con atencion su articulo, tuvo dos o tres grandes patinadas). Ahora,seria bueno fijarse en los motivos.
Para empezar, a los peruanos nos separan muchas cosas: politica,economia,futbol, y claro, gustos literarios. Pero hemos encontrado algo que nos une: la gastronomia. La mayoria de peruanos disfrutamos muchos nuestra comida. Ultimamente, gracias a ella, tambien nos hemos descubierto un poco mas a nosotros mismos (si no preguntale a todos los que ahora andan en busca de un buen restaurante de comida amazonica). Ademas, gracias al "boom grastronomico" puntos importantes se han puesto sobre la mesa: el uso de transgenicos, la agricultura organica, la nutricion, la ayuda para el pequeno agricultor, la exportacion de productos agricolas, etc. Es innegable el rol que han cumplido nuestros cocineros bajo el efectivo liderazgo del chef Acurio. Son cocineros, estan haciendo su trabajo, y lo estan haciendo bien.
Tal vez los academicos en algun momento puedan hacer algo para que los peruanos defendamos con la misma pasion nuestras obras literarias o que conozcamos mejor nuestra historia. Del mismo modo que nuestra dirigencia politica pueda hacer algo para combatir la desnutricion y la carencia de valores en nuestra sociedad. Tal vez ambos grupos puedan aprender algo de nuestros chefs.

Anónimo dijo...

Palabras del Sr. Thays:El boom gastronómico no es un elemento unificador (...) sino, al contrario, un elemento marginador, que exacerba el peor nacionalismo y las reacciones intolerantes, machistas, homofóbicas y chauvinistas de los peruanos que firman sus comentarios como "cholo soy".
Bajo el esquema de la publicación del Sr. Gustavo Faverón en donde quiere justificar y minimizar las palabras del Sr. Thays, quien despotrica el pensamiento del verdadero peruano que por cierto somos más de aquellos que viven acomplejados de su propio País. Ricardo Arjona un cantante guatemalteco tuvo unas palabras alentadoras para este País que crece de a pocos, y que gracias a la Gastronomía muchos peruanos han podido salir adelante, según el diario gestión La Gastonomía en nuestro País mueve S/12,000 millones en un año, le parece poca cifra para salir de la pobreza?, la pobreza no se acaba en que las personas tengan un plato de comida sino de aquellos que andan por el mundo echando abajo a su Patria.

Anónimo dijo...

tipica del peruano resentido ...como no es exitoso, quiere hacerle daño a lo que pueda ser exitoso...y sobre todo de aquellos que no viven en el Peru y se sienten superiores. Solo quieren destruir con sus comentarios y no construir...aprendan de los buenos peruanos que buscan construir con buena intenciones , trabajo y esfuerzo un pais desde dentro y no destruir desde fuera.

Anónimo dijo...

Gustavo,

Bien dicho, incluso aún, podría argumentarse que el boom gastrónomico peruano es un invento de un sector culinario que ha encontrado en él una magnífica oportunidad para hacer negocios. Como me dijo mi gasfitero: sr. en mi barrio nadie tiene plata para ir a Mistura. Iván dijo solamente que la comida peruana le cae pesada, le faltó decir que las cifras de diabetes, hipertensión, y obesidad justifican decir que no es una comida saludable. Lo que pasa es que a este nuevo Perú, el post-sendero, no se le puede decir la verdad, hacerlo, es un delito.
Y que no toquen su pollo con papas fritas. Los próximos 20 años de acurionismo nos van a pasar una factura grandísima en cuanto a salud pública, el patrioterismo ya lo está haciendo.

Aldo Ravina dijo...

Gustavo, muy enfocado tu artículo, y creo que las diferencias de opinión no son "cuestión de estado", son solo eso diferencias de opinión, y más en un momento en que la gastronomía da mucho juego. Y respecto a los otros comentarios me parece acertado al apunte de María Isabel, aunque para Anónimo, el de "pero mesclar eso" o "cualquier pobre te dirá que en el Perú se come rico", lo considero por decir lo menos, de una ignorancia supina. Espero, que algún día ese señor pueda conocer lo que es ser pobre en el Perú.

Anónimo dijo...

Otra cosa, el Perú moderno no sabe leer no? Iván nunca llamó chauvinistas a los que comen carapulcra, lean, lean, lean lo que escribió, llamó chauvinistas a aquellos que se arañan de una manera casi patólogica porque alguien les recuerda que ciertos platos de la comida peruana son altos en grasas saturadas, ricos en aceite, y a largo plazo pueden ocasionar problemas de salud. Desde cuando tomar Pisco es bueno para la salud? Más de allá de la mitomanía popular? Iván solo ha "uncovered" lo profundamente insegura que es una gran parte de la sociedad peruana. Es más, incluso algunos dicen " que nadie nos diga", " a nadie le gusta que le digan", a qué tiempos no recuerda eso?

Alexis dijo...

Estrategia retórica 1: emplear todo los temas de los que no podemos discrepar para hacer digerible la pataleta de su protegido.
Estrategia retórica 2: capturar la colina de la moral y el sentido común para ganar la batalla.

Carlos Nuñez dijo...

Gustavo, a mí me parece que gracias a un post indigesto Ivan Thais logró su objetivo: estar en boca de todos, cosa que no logró ni con sus libros ni con su antiguo programa Vano Oficio en TV Perú. Qué opinas de esto???

Anónimo dijo...

Acabo de leer el primer capítulo de la novela gastronómica de Gustavo Rodríguez y franco que hasta dan ganas de darle el Romulo Gallegos a Thays en este instante.

José Carlos

Anónimo dijo...

Lo que yo no entiendo es por qué los escritores no ponen el grito en el cielo por la presencia de Gastón Acurio en el cuento de 1000 palabras.

Anónimo dijo...

Una vez aquí en USA, mi prima, peruana, se molestó con su marido, norteamericando, pues este se resistía a conceder que el rocoto peruano era " el más picante del mundo". Observé la discusión con estupor, pues me parecía realmente kafkiano que para un ser humano medianamente inteligente, lo pensaba entonces, el rocoto y su picantez fueran tan relevantes o merecieran tanta pataleta. Ahora me doy cuenta de que la inseguridad en el Perú es menos sutil de lo que parece. Otra cosa Gustavo, y tú que hace años llevas al blog como compañero, para cuándo un post sobre las faltas de ortografía en el Perú moderno? Lees los periódicos online? Algunos como Trome ya pasaron a ser ejercicios de linguística avanzada, no?

fernando gomez dijo...

NPdo se dan cuenta que este individuo lo unico que planea es venir a vender alguna obrita ...veran que ya lo tendremos pronto por aca marqueteo papá marqueteo..,asi que no le hagan caso y sigan comiendo rico nuestra comida,que desde el mercado mas pobre hasta el sitio mas ficho es deliciosa...gracias PERU.

Pd. Si acierto no le compren ningun ejemplar.

Anónimo dijo...

a falta de una identificacion nacional, la gastronomia ha querido unir a cholos negros, blancos, chinos, japoneses, etc., porque no hay otra que supla o tienda ese gran hilo unificador. yo, que Thays, siendo un icono literario, hubiera sido mas discreto con mis preferencias culinarias salvo que lo haya hecho a proposito como una provocacion publicitaria con un toque de resentimientooreconocimiento personal..... Bahl hastame pareceestupido escribir esto....

Kiara Lilas dijo...

Lindo morbo el que rodea éste tema, pero, ¿podríamos (los peruanos), dejar de discutir sobre el artículo de Iván y volver a Movadef o algo realmente importante...?

Buen post. Mejor título. Tu blog es para mí un descubrimiento que el día de hoy me arrancó una sonrisa. Pretendo volver. Estudio lite también en la Católica, y me gustaría que te dieras una vuelta por mi propio blog botelladecocacola.blogspot.com (entre hoy y mañana actualizo, dicho sea de paso). Gracias!

Kiara Lilas dijo...

Ah, si, y a ver si intercambiamos links :)

Greglim dijo...

Hay gente que cree que para ser critico de cine tienes que haber hecho una pelicula, para ser critico literario tienes que haber escrito un libro y para critico gastronomico debe ser buen cocinero. A mi gusta la comida peruana pero no todos los platos. Por ejemplo la patita, la chanfainita, la lengua, la molleja y la sangrecita y casi todas las viceras no son de mi agrado. Con respecto a los anticuchos, los choncholi y los chicharrones me gustaban pero ya no los como hace años por que soy conciente de que son daniños para el organismo. Ahora si me gusta la papa a la huancaina, huacatay y ocopa. El ceviche, el pescado en casi todas sus variantes. Si hablamos del Rocoto relleno, me encanta pero solo los preparados en cierta manera , no me gustan esos que le ponen la carne en trozos por ejemplo. Ahora si hablamos de comida NO peruana como Pastas, pizzas, chifas me gustan y si hablamos de comida gourmet (la de Acurio) no me gusta.
Que hay de malo en que me gusten algunas comidas y otras no me gusten. Que hay de malo que lo diga si me lo preguntan. Aca en EU hay miles de americanos que hablan pestes de la comida chatarra y hasta ha salido una ley para que le reduzcan la grasa al maximo. Pero tambien hay miles que la consumen y cada dia abren mas restaurantes de comida chatarra y nadie dice que los que no les gusta la comida chattara son antiamericanos.

Anónimo dijo...

Soy solo yo, o esto es una manipulación más de cierta prensa (liderada por El Comercio) a la que le gusta levantar noticias sin importancia cuando le conviene?
Ps. A mi también me gusta, me fascina, me aloca la comida peruana!

Anónimo dijo...

Reflexiono, ¿en qué se sostiene la identidad de una nación? ¿En su música, en su literatura, en su comida, en sus costumbres, en su historia? ¿cuál es el verdadero patriotismo? Si desde cierto punto de vista, por convención, la bandera, el himno y el escudo son los símbolos patrios, ¿son los únicos? ¿no pueden existir otros símbolos que reconozcamos y que nos representen como peruanos? ¿Generalizaciones, intolerancia, poca autoestima, poco reconocimiento y respeto del otro? ¿Nuestra comida originaria no merecen el valor de una danza, una poesía o una canción?

Sigo reflexionando... La identidad de una nación se sostiene en su cultura y ésta es toda expresión humana al relacionarse con su entorno para sobrevivir y ser un mejor humano...música, danza, literatura, comida, etc. Hmmm..."de gustos y colores no han hablado los autores..."

Final de la reflexión: Si al Sr. Thays le gusta o no la comida peruana está bien, que lo exprese no es problema. Pero si alguien escribe algo a través de un medio público o masivo debe ser conciente que encontrará una respuesta de la misma naturaleza. Me sorprende que él como escritor y habiendo trabajado en medios de comunicación no lo haya calculado, y si lo hizo, es una gran irresponsabilidad. No se trata de hacer bulla como él dice o de lanzar calificativos, simplemente ha encontrado la respuesta directa en función al canal o medio utilizado por él mismo. No nos preocupemos, el hecho de que algo aparezca en las redes sociales o en medios no lo convierte automáticamente en un tema de prioridad nacional.

Por último, si el Sr. Thays cree que el tema de la comida peruana no es tan importante no encuentro el sentido de por qué publicó sus gustos personales a través de su blog en un importante medio de comunicación. La identidad y la cultura de los peruanos sí es un tema importante. El Sr. Thays y todos debemos tener más cuidado al expresarnos, no por lo que pueda ser nuestra opinión, sino porque no se puede perder la perspectiva de dónde, cómo y a quién se lo estamos diciendo. Esto es un signo mínimo de respeto, civismo y de civilización que nos llevará a ser mejores peruanos. ¡A seguir haciendo patria!

Harry Patron

José Ponce dijo...

Iván tiene todo el derecho de expresar su opinión y no debe ser satanizado, vilipendiado o estigmatizado por ello, pero es innegable su oportunismo. Critica a un autor y una novela que no ha leído por ser oportunistas, cuando el gran oportunista es él que durante tantos años no dió este tipo de opiniones y ahora aprovecha mediáticamente esta oportunidad para "mantenerse vigente". Recuerda a esos personajes de farándula venidos a menos que necesitan del escándalo para seguir saliendo en los medios.

Anónimo dijo...

Excelente artículo. Lamentablemente no voy a comentar el punto verdaderamente relevante de Thays, sino el que ha causado bulla porque ya no me aguanto. La comida peruana es la comida más sobrevalorada del mundo: reposa en una cantidad asombrosa de condimentos, a los que se suma (disimuladamente) la magia miserable del aji no moto; es además una comida principalmente carnívora, en una época en que la gente ha comenzado a interrogarse en torno a las implicancias éticas de lo que come; nada además parece ser exclusivamente original: el ceviche lo tienen casi todos los países marítimos con ligeras variantes, los cubanos tienen su papa rellena, de Italia a Grecia, pasando por México, rellenan los ajíes con carne, arroz, aceituna y huevos. Si Thays dice que le gusta la pasta, yo lo acompaño. Es un plato sencillo con miles de variantes saludables y opciones para aquellos que no comen carne -que siempre pueden reinventar cosas con cinco o seis ingredientes: basílico, tomate, linguini, ajo y hongos de diversos tipos. Hay maestros que se atreven, con fortuna, a elaborar ese plato maravilloso que consiste en unos simples tallarines bañados en buen aceite de oliva y ajo semi-cocido.

Gloria dijo...

otro que se quiere colgar del tema y de ciertos personajes.

Anónimo dijo...

"... dictador genocida..." a cuanta gente ordeno matar Fujimori?
20?, 100? 20,000?
que facil nos olvidamos que el gobierno de belaunde fue el que mas violo los derechos humanos y en el que mas matanzas de campesinos hubo, seguido por el de alan garcia, y el gobierno de Fujimori; fue en el que se derroto al senderismo, y se mato a senderistas y no a campesinos ayacuchanos.
el reporte de la comision de la verdad es muy claro en esto.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Sí, pues, Belaunde fue un impresentable y su gobierno fue un atropello infestado de violaciones a los derechos humanos. ¿Eso hace que Fujimori deje de ser un asesino y un genocida? No entiendo.

Anónimo dijo...

"También, sin embargo, soy de los que creen que la etiqueta “Boom de la Comida Peruana” deberíamos reservarla para el día en que todos los peruanos tengan la oportunidad de comer decentemente, comidas nutritivas y balanceadas, tres veces al día"

Imagino la traslación de términos a la literatura:

"También, sin embargo, soy de los que creen que la etiqueta “Boom de la literatura latinoamericana” deberíamos reservarla para el día en que todos los latinos tengan la oportunidad de leer decentemente, libros nutritivas y balanceados, tres veces al día"

No es necesario aceptar un boom basado en la idea de que TODOS LOS PERUANOS O LA MAYORIA, deben consumir bien y balanceado. Para inaugurar un BOOM, solo necesitas un puñado de buenos escritores y un circulo minimo pero respetable de gente que los lea. una situacion politica especial y VUALÁ tienes tu boom.

Anónimo dijo...

"La reacción indignada de tantos peruanos ante la columna de Iván en su blog del diario español El País es sin duda alguna uno de los hechos más ridículos de tiempos recientes en el Perú"

acabo de comprobar ese caracter mistificador y magnificador de la prensa en general, incluida la literara.

1.- no es la indignacion de tantos peruanos. hasta ayer eran 3 seccioens de comentarios y la mayoria eran españoles mismos dando buenas criticas y no habian muchos peruanos ylos mensajes no pasaban de 50. (no querras hacer un boom de peruanos indignados?)

2.-hechos mas ridiculos recientes en el peru???

Como se ve q quieren fama feedback. Esto no paso de ser una pataleta q llego al face a rpp de ahi a un espacio minusculo de los diarios limeños y listo. o sea???

ves hormigas con lupas.

Anónimo dijo...

La de tinta que Thays esta haciendo derramar!! pero no me puedo aguntar de meter mi cuchara.
Dice uno de los comentaristas "gracias al "boom grastronomico" puntos importantes se han puesto sobre la mesa: el uso de transgenicos, la agricultura organica, la nutricion, la ayuda para el pequeno agricultor, la exportacion de productos agricolas, etc."
Si esto fuera realmente real seria un gran logro del mencionado boom, pero no es asi, los trasgenicos se aprobaron con una zancadilla de Alan y la pasividad de Humala, la nutricion parece un tema olvidado sobretodo en Lima donde 8 de cada 10 niños estan con sobrepeso, y ni que decir que los aparentemente miles de ardorosos defensores de la "comida peruana" no se inmutan ante el maltrato que los campesinos cajamarquinos estan sufriendo por parte de la prensa limeña, cuando justamente ellos estan defendiendo la continuacion de una agricultura que ha dado la gran diversidad de productos agricolas que enriquecen nuestra cocina.
Como siempre un poco mas de reflexion y no de actos reflejos estaria bien.
Si nos interesa la gastronomia peruana apoyemos la marcha por el agua. Si queremos que la cocina peruana sobreviva.

Anónimo dijo...

Lo que te dicen es: ¿por qué te le prendes a Fujimori cuando "su peor crimen" fue, según las cifras de la CVR, largamente superado en los gobiernos de Belaunde y García? Dices "Belaunde fue un impresentable y Fujimori fue un genocida". ¿Por qué no llamas "genocida" a Belaúnde, si las horrendas matanzas andinas ocurrieron durante su gobierno y el de García?. Tú fuiste periodista, sabes todo esto. Además: los gobiernos de Belaunde y García no sólo cometieron las más gruesas violaciones a los DD.HH. sino que, aún así, dejaron al país a merced de coches bombas, apagones, toques de queda, zonas liberadas, paros armados, emigración masiva de peruanos, etc. El gobierno de Fujimori terminó con todo eso.

Por si fuera poco, Belaunde y García dejaron la economía en ruinas, cosa que no se puede decir de Fujimori, a pesar de la repelente corruptela que lo envolvió en los últimos años de su gobierno.

Todos tenemos actos de cobardía en la vida, pero no por eso pueden calificarnos de asesinos. Fujimori actuó cobardemente cuando, siguiendo la recomendación de Montesinos, dejó sin sanción a los autores de Cantuta y Barrios Altos. Pero eso no lo convierte en autor intelectual de tales asesinatos.

En tu voluntaria miopía estás en buena compañía (el Nobel), y con tu habilidad dialéctica y tu ácida mordacidad puedes dar la impresión de ganar cualquier discusión que este tema genere, pero, menos mal, la verdad de las cosas no depende de quien "gane" una discusión inútil. Saludos.

Pedro Castilla.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Entiendo que no tienes por qué conocer todas las cosas que yo he escrito sobre el tema antes, pero si te das el trabajo de buscar encontrarás que yo he pedido la cárcel por asesinato masivo para gente como Alan García y Giampietri y si no lo he hecho para Belaunde es, básicamente, porque está muerto. Mi respuesta, además, dice claramente que fue responsable de crímenes contra los derechos humanos. No sé qué más esperas.

Anónimo dijo...

Por fin alguien que representa a todos aquellos que no cayeron en la trampita demagógica de algunos políticos para lograr sus sueños electorales. La comida peruana no es " la maravilla" en ningún lugar mas que en Perú. Esa campana que hicieron con el bus en Perú en los EEUU provoco mas de un palmazo en la frente, de seguro. Dio vergüenza ajena! En Norteamérica nadie conoce la comida peruana mas que los mismos peruanos. O quienes viven entre ellos. Ya bajen de esa nube, por Dios, y esfuercense por lograr algo mas trascendente! Que tal si se pone mas ahínco en cuidar nuestras ciudades y nuestra gente, mas que pelear por gustos y preferencias o si el pisco es peruano o no. Por cierto, a mi si me gusta la comida peruana, pero la que prepara mi mama!

Anónimo dijo...

Para hablar de la comida peruana hay que conocerla, y saberla combinar, hasta el mismo Gaston comento que nos gusta comer revuelto, el tema de alimenticio también lo es, sino de donde crees que la gente del Ande es fuerte, lo que pasa hoy en dia es que la gente se ha vuelto ociosa y no cocina comida que alimenta, sino platos simples, podemos alimentarnos bien. Ahora tenemos muchas variedades de platos, eso es lo extrordinario y es de lo que siempre se habla.
Antes de hablar de la gastronomia peruana es bueno recorrer gran parte del País y conocer los sabores y la capacidad alimenticia que tiene cada uno, y como dice cada quien con su tema: el escritor a sus libros y el cocinero a su cocina.
El Perú siempre ha vivido para comer y para comer se trabaja, y de eso hay vestigios de nuestros ancentros o no?

ADÁN DE MARÍASS dijo...

Estuve leyendo pacientemente este artículo, y los 52 comentarios y pienso que el post de Iván Thays no debió haberlo publicado, si bien es cierto que tiene todo el derecho de esgrimir sus ideas, y es anti democrático que se calle la boca, decir que la comida peruana es indigesta, bueno pues es su opinión que para mí no es relevante ni la de Faveron, yo como escritor no escribiría jamás en ese blog de España todo lo que él ha escrito, es indigesta y muy agresiva lo que sostiene en ese post, y decir que que los que discrepan con él ejercen un patriotismo de parroquia, ni hablar, y no es que escasee la tolerancia, sino lo torpe e inoportuno de ese post.

Anónimo dijo...

Buen comentario Faverón!
Hay en un establishment ( El Comercio, Acurio, el sector alimentario exportador, el sector turístico y Marca Perú y todo eso) al cual no le interesa mirar las cifras de hipertensión, diabetes, obesidad, malnutrición, pues se les malogra el negocio. De ahí que las palabras de Thays hayan causado escozor. El patrioterismo ya llegó a la papa rellena! El Perú avanza, de verdad! Mientras, la juventud no sabe ni identificar una foto de Abimael Guzman y nadie dice nada. Menos mal que a Reimond Manco le gusta la comida peruana, porque sino, se imaginan?

Milagros dijo...

Estimados:
Yo no critico a Ivan Thays por decir lo q dijo, sino la forma como lo dijo, además de generalizar y en un medio extranjero que generalmente los que lo leen (y no son peruanos) podrian tener una vision distorsionada de las cosas.

Saludos.

Milagros

Anónimo dijo...

Yo no conozco a Thais, lo que si también percibo es que publicó este tema de la gastronomía para ganar notoriedad, me parece algo triste porque al publicarlo en un medio importante de España, desprestígia mucho el sitial ganado por la gastronomía peruana, creo que ha debido reservar su opinión, muy triste leer un articulo así de un peruano.

César R. Nureña dijo...

Gustavo, sobre la pregunta que haces en tu post: ¿Tiene alguna importancia preguntarse por qué tanta gente reacciona de manera tan airada ante una declaración así de trivial?
Es una pregunta que me pareció central, y para la cual ensayé una respuesta, que comparto aquí contigo:
http://lamula.pe/2012/02/04/ivan-thays-juicio-popular-y-castigo-ejemplarizador/cnurena

Marco 2012 dijo...

si....la comida peruana es muy rica...pobres de los que tienen diabetes ..que no pueden comerla...y los candidatos a tenerla si la comen frecuentemente...es un chauvinismo comercial esto..Me encanta la comoda Peruana..pero no es lo esencial y lo mas importante de la cultura peruana..lo que pasa que criticarla..toca algunos intereses..que no son muy honestos que digamos...es una cultura de consumo..

koky Vega dijo...

De verdad que Gustavo más allá de su PDh. está zumbado...No entiendo porque tengo que optar entre Vallejo o el cebiche, entre mariategui o el lomo saltado...¿Los franceses acaso despotrican de su comida por enaltercer a sus literatos?. Ambas cuestiones forman parte de una misma cultura, digo CULTURA, eh... Hay en el comentario un atisbo de despoticismo ilustrado realmente insorportable (por no utilizar los verbos idiotizado, imbecilidad que utiliza con afán el Ph).

José Acurio dijo...

Hay un nivel pasional en todo esto que los intelectuales no están entendiendo. Si hablasen mal de un amigo suyo, Sr. Faveron, ¿no reaccionaría de una manera indignada, airada?

Resulta que los peruanos somos amigos de nuestra culinaria, amantes de nuestra comida, enamorados del ceviche y demás.

Decir que reemplaza a Vallejo es exagerar, cuando no desviar el tema.

Estamos protegiendo algo que queremos de alguien que habla mal de él. Porque una cosa es opinar y otra rajar. Y lo del señor Thays es un raje a escala internacional. Como que te menten la madre con megáfono.

¿Me dejo entender?

Espero que sí.

José Acurio (sin parentezco con el cocinero)

ferenandorengifo dijo...

Si no te gusta la comida peruana simplemente no la comas, si estas buscando notoriedad que sea por algo positivo que hiciste y no por criticar algo que esta intentando evolucionar por sus propios meritos

Pepito Piscis dijo...

Acabas de demostrar quién está sacando de proporción las cosas aquí. El ceviche de tramboyo no es tu mamá. Si alguien insulta a mí mamá, o a mis hijos, claro que voy a reaccionar airadamente. Pero si reaccionas así porque el Alianza Lima ha sido calificado de aburrido o las vicuñas de sonsonazas, el que está mal eres tú.

Anónimo dijo...

Después de la bulla que originó Iván Thays, acerca de la comida peruana, y acabando de leer su artículo mi impresión es la siguiente: Primeramente, Thays dice que no considera a la comida peruana como la mejor de Latinoamérica, es respetable su opinión, pero, ¿hay en latinoamérica alguna otra comida que ofresca un gran repertorio gastronómico, como la peruana y la mexicana, que él considere mejor?, que al menos diga cual, pero no dice nada. Es más, luego dice que ni siquiera conoce restaurantes, huariques ni chiringuitos. ¿Entonces?, ¿con qué criterio opina?

Para seguir rematando su "buen juicio", Thays dice que la comida peruana está llena de carbohidratos; pero torpemente, también dice, que sus restaurantes favoritos son los de pastas (carbohidratos) Oops, ¿????

Otro punto, y con el que Thays remata su comentario es: "si un día en una película de Woody Allen, en vez de pedir comida china pidan comida peruana de un delivery de Manhattan, por fin podremos sentirnos parte de un país con marca registrada." ¿¿¿??? Todos hemos visto alguna vez en todas las películas, también en las del nutricionista (es broma por si acaso) Woody Allen a los personajes comer comida chatarra con Cola Cola de yapa. Pero, ¿no era acaso que Thays se quejaba de lo poco saludable de la comida...?, ¿¿¿¿???, Plop.

Iván Thays a demostrado, y con creces, que para ser inteligente no necesitas ser escritor, ni leer tanto. Que curioso, ¿no?.

Freddy

Oswaldo dijo...

Lamentablemente, nuestros "intelectuales" peruanos cada vez qu salen del país, en vez de ser embajadores de la cultura o costumbres peruanas, como es el caso de la gastronomía, despotrican de ella, como una forma de decir: "yo no soy parte de esas ideas chauvinistas", o se creen que están haciendo lo "políticamente correcto". Otros lo llaman "tabú mediático", otros "criollo", y ponen una serie de argumentos como que esto no nos va sacar de la pobreza (qué tiene que ver una cosa con la otra?) o que "quien dice que el pisco es saludable". Me acuerdo del comentario de Vargas Llosa cuando le preguntaron en Chile si el pisco era peruano o chileno, y dijo que a él no le interesaban esas cosas y que él no toma pisco porque le desagrada....mejor debió guardar silencio.
Esos peruanos intelectuales cuando salen del país se olvidan de lo que el pueblo peruano de clase media le gusta, y se olvidan que muchos de ellos provienen de esa clase que queiren desmarcarse, por no ser políticamente correcto. Cuando he tenido la oportunidad de viajar al extranjero, y vivir allí, no he visto intelectuales chilenos, mexicanos, brasileros, españoles, italianos que hablen mal de sus productos, todo lo contrario, lo destacan así no sea mundialmente reconocido. Felizmente hay peruanos que sí valoran lo suyo, y no importa si son costumbres propias de los sectores más pobres, o de clases más adineradas, cuando viajan destacan lo bueno del país, y buscan con ello revalorizar lo nuestro.

David dijo...

Yo también cuando fui a Peru no puedo parar de pasar por los diferentes restaurantes por la calidad de comida que ofrece. En este momento estoy pidiendo a un delivery de comida en providencia que me hace diferentes delicias de todo el mundo

minos dijo...

Cada quien es libre de gustar o no de la comida, y quien puede dudar que el aspecto nutricional es lo mas recomendable. Afortunadamente, Perú no esta entre los peores, solo para comenzar la Papa, La Fresa, son peruanas. Mostrarse mas cívico o menos con respecto al tema tampoco es malo. Si la comida peruana no fuera premiada constantemente, francamente dudaría de ella, pero vemos lo contrario. Claro , existen cosas tan o mas importantes que la comida, por ejemplo llegar a ser un país en donde halla pleno empleo, desarrollo industrial, etc; pero en fin , cada quien tiene la libertad para apreciar lo que mejor le convenga y tenga de bueno, pero lo importante es no esgrimir argumentos deshonestos, ni serlo con los demás.