4.2.12

Mi problema con Gastón Acurio

...
Hasta hace unos pocos días, mi problema con Gastón Acurio no era, en verdad, un problema con él (un tipo exitoso y de muchas maneras admirable en lo suyo), sino con la manera rebañesca, monótona, aburrida y hastiante en que los peruanos lo han convertido en el gran ícono de la peruanidad, desplazando a figuras que merecen mayor atención pero que, básicamente, son más difíciles de digerir porque no le hablan a nuestro estómago sino a nuestra inteligencia. No existe hoy un solo artista, escritor, intelectual, científico, político, humanista o científico social que ocupe el pensamiento de los peruanos de la manera en que lo ocupa Gastón Acurio, ni siquiera nuestro reciente Premio Nobel de Literatura.

En la imaginación de los peruanos, Acurio es una especie de renacentista resurrecto, capaz de todo: si escribe un discurso facilón y huachafo, con retórica de animador motivacional, sobre el pundonor del empresario futurista, el discurso se vuelve el texto más leído y elogiado del país. Se le ha dotado de un aura extraña en la que parece reunirse el artista con el hombre práctico, el patriota con el negociante, el compadrito con el héroe y el visionario con el ejecutivo. Una especie de ser quimérico perfecto para estos tiempos donde los libros de cuentas son la literatura más popular: un artista que produce dinero.

Y la verdad, claro, es que Gastón Acurio es un notable hombre de negocios que al parecer, además, resulta carismático: sus negocios parecen tocados por un halo de prosperidad que a la mayoría de los peruanos los deslumbra y, cosa curiosa, los hace sentirse orgullosos, entre otras cosas porque él mismo les ha hecho ver que el producto que él vende lo han construido ellos (aunque en verdad se los venda a ellos: he ahí la magia del negociante).

La prensa y la televisión, por supuesto, son los medios que mejor lo han acogido y, fuera del circuito restaurantero, son el negocio que más gana con él: una portada suya, la enésima entrevista, la centésima repetición de un programa de treinta minutos que duraría cinco si se editaran los "uhms" y los "wows" parecen absolutamente irresistibles para la audiencia peruana. Por eso, quizás, la noticia de que Gastón Acurio inaugura un restaurant en New York rebota en todos nuestros medios, pero las feroces críticas negativas de la prensa americana que juzga que ese restaurant es insufriblemente aburrido, no repercuten en ninguna parte.

(Dicho sea de paso: ¿será por eso que la única rama del universo culinario que Acurio no ha promovido en el Perú es la crítica gastronómica?).

En fin: es enteramente cierto que si en el Perú hubiera un número considerable de empresarios semejantes a Gastón Acurio, con la misma vitalidad y la misma entrega a su trabajo, nuestra economía estaría un poquito más viva y más llena de expectativas. Pero también es cierto que un país en el que un cocinero-empresario es permanentemente consultado sobre política, sobre economía, sobre producción, sobre nutrición, sobre educación y sobre artes, propuesto para la presidencia y mencionado como la voz oficial del sentido común, como si el hecho de haber separado las papas fritas de la carne en el lomo saltado lo volviera un nuevo Leonardo, un país en el que eso sucede, digo, es un país que ha perdido groseramente la perspectiva de las cosas.

Ahora, claro, viene el tema del famoso artículo de Iván Thays en un blog de El País. Como otros chefs, Acurio ha escrito ya alguna respuesta en su cuenta de Twitter: "La verdad que ni le hago caso ni sé quién es", es lo que ha dicho Gastón Acurio sobre Iván. Cabe entender que si no le hace caso es porque no cree que su opinión sea válida. Siendo casi la única opinión conocida que va en contra de las celebraciones del boom gastronómico peruano, digamos que es un tanto altanero responder que simplemente no le hace caso porque no es alguien conocido para él. No sé en qué momento de imbecilidad colectiva la perfección de la comida peruana se convirtió en dogma indisputable del peruanismo. Pero eso, en verdad, no es lo que quiero subrayar, sino otra cosa. Quiero hablar de cuál es, ahora, mi problema con Gastón Acurio.

Gastón Acurio es, este 2012, uno de los miembros del jurado del concurso anual de cuento de la revista Caretas, un concurso tradicional, que lleva más de veinte años concitando la atención de escritores jóvenes y de escritores consagrados y que, de hecho, alguna vez ha convertido en consagrados a autores muy jóvenes y ha dado el primer impulso a sus carreras literarias. Un concurso que alguna vez ganara el gran Edgardo Rivera Martínez y sobre el cual, curiosamente, el mismo Thays escribió en su primera columna del blog de El País, apenas una semana antes.

¿Cómo y por qué es que Gastón Acurio acepta ser miembro del jurado de un concurso literario? La respuesta es, obviamente, que la revista le ofrece esa posición porque cree que su presencia mágica llamará a más lectores, que convertirá a sus comensales consuetudinarios en súbitos amantes de las letras. ¿Pero por qué acepta Acurio? ¿Y por qué debería la esfera literaria peruana aceptar que el chef-empresario tiene alguna idea de cómo decidir que una obra literaria es mejor que otra, más válida o más original o más valiosa o más encomiable?

Hasta donde yo sé, la única oportunidad en que Acurio ha tenido la ocasión de demostrar que tiene alguna idea acerca de la literatura que se escribe en el Perú en las últimas décadas fue cuando se le preguntó sobre la opinión de Iván Thays. Y su respuesta fue que no tiene la menor idea de quién es Iván Thays. Lo que es particularmente llamativo porque resulta que Iván Thays es, oh ironías de ironías, el más conocido y reconocido novelista peruano de la generación de Acurio.

Así que, si la idea es que Iván Thays no puede opinar sobre cocina porque no es un experto, porque a Gastón Acurio no le parece que su opinión sea válida (a pesar de que Iván, supongo yo, ha pasado los últimos cuarenta años comiendo tres veces al día y tiene papilas gustatorias y lo demás), si la idea es que Iván debe callarse la boca por aquello de zapatero a tus zapatos, entonces Gastón Acurio debería dejarse de sinvergüenzadas y reconocer que no tiene ninguna calificación para ser jurado en un concurso de literatura, y renunciar de una vez.

Porque, aunque para él esto resulte una novedad, quien ejerce el papel de jurado en un concurso literario, lo que está haciendo es ejercer una forma práctica e inmediata de crítica literaria, algo para lo cual hace falta conocimiento y entrenamiento, una forma de crítica para la cual no basta con "uhms" y "wows". Hay una razón por la cual los jurados literarios se forman con escritores, críticos y editores y no con las primeras cuatro personas que pasen por la vereda de enfrente.

Flaco favor le hace Caretas a sus concursantes diciéndoles que su trabajo va a ser juzgado por alguien que no tiene manera alguna de hacerlo con un mínimo de legitimidad. Pero más flaco es el favor que le hace Acurio a los peruanos si, al mismo tiempo que infunde una ética de trabajo profesional en su área, corrompe el profesionalismo y la seriedad de otras áreas en las que simplemente no tiene nada que hacer: lo siento mucho, un chef no es un artista ni un intelectual y en algún momento los artistas y los intelectuales peruanos deberían hacérselo saber. La literatura es idealmente para todos, pero la crítica literaria no lo es. Cocinero, a tus sartenes.
...

72 comentarios:

Sandra Thays dijo...

Gustavo, tan solo para comentar contigo algo irónico: sabrá algún peruando además de mi familia, que mi hermano y Gastón Acurio, son los únicos peruanos que han ganado el Premio Principe Claus que otorga Holanda a las personas que en su país ejercen alguna acción importante para difundir la cultura, literatura, etc? Nosotros, como todos los peruanos informados, si supimos lo de Gastón y nos enorgullecimos y alegramos por ello. Que lástima me da por el contrario, ver que mis patrioteros compatriotas se llenen la boca e hinchen el pecho diciendo que no conocen a mi hermano, vanagloriandose de ello, cuando lo que deberían sentir es vergüenza de permitirse vivir en la ignorancia y desinformación y parar la oreja solo para enterarse de donde se come el mejor ceviche o donde se toma el mejor pisco sour. Vergüenza ajena siente mi familia por ellos y si algo ha quedado claro de todo esto, es que el respeto a la opinión ajena y la tolerancia, son cualidades de las que estamos muy distantes.
Finalmente me pregunto: si nadie conoce a Ivan Thays, porque importó tanto su opinión? Contradictorio, por decir lo menos.

Anónimo dijo...

Gustavo, siempre he seguido tus post pero en este caso creo que te equivocas: Me parecen soberbio decir: ¿Por qué Gastón -un vulgar cocinero- ocupa el pensamiento de los peruanos?, ¿Por qué no un artista, escritor, intelectual, científico, político, humanista o científico social?.

Gustavo cuál es el problemo que sea asi, o lo que quieres decir entre lineas es que el intelectual es superior al cocinero, por eso debe volver a sus sartenes.

Los "intelectuales" se llenan la boca señalando los problemas urgentes que no son atendidos, pero ese gordo Gaston con Mistura ha contribuido, sólo por citarte una cosa, a preservar las papas nativas. ¿Eso acaso no es importante?

Lamentablemente Thays y tu creen que el boon de la gastronomía, es sólo restaurantes fichos o Chef stars, pero no se han dado cuenta que los insumos que se emplean benefician también a los campesinos. Si logramos posicionar nuestra comida en el mundo los insumos van a ser solicitados en todo el mundo y los campesinos van a poder vivir mejor(Ejemplo Cacao de San Juan de Bigote en Piura).

Por último, que hay de malo que en un jurado de varios integrantes pongan a un mortal no literato, ¿Acaso la literatura es de literatos para literatos?

Antonio dijo...

Huyuyuy... Gustavo, te fundiste. Ya verás como los bárbaros atilas seguidores de la secta del stomachus gastoniano peruviano, te caen encima inmisericordemente. Son como deméntores. No te puedes escapar.

Antonio dijo...

Huyuyuy... Gustavo, te fundiste. Ya verás como los bárbaros atilas seguidores de la secta del stomachus gastoniano peruviano, te caen encima inmisericordemente. Son como deméntores. No te puedes escapar.

Antonio dijo...

Huy Gustavo.... te fundiste, no te podrás escapar de los seguidores de Gastón... son como dementores... olfatean toda la re. Y te caerán en manada... sin misericordia.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Y supongo que en un jurado de arquitectura vas a poner a un chef y en un jurado de danza moderna vas a poner a un chef y en una junta de profesores de medicina que decida quién se gradúa de doctor vas a poner a un chef. Hm, imagino que no. ¿Y sabes por qué? Porque crees que para juzgar esas cosas hace falta un conocimiento teórico y técnico e ignoras que para juzgar la literatura también. Todos los escritores publican libros que están sujetos al juicio del lector común. Pero no mandan sus obras a concursos para que los concursos sean decididos por cualquiera. Como en todos los oficios, hay instancias en que los escritores quieren, esperan y merecen ser juzgados por sus pares y por gente calificada. ¿Cuán difícil puede ser entender eso?

Anónimo dijo...

Gustavo. pediré que revisen mi participación como jurado en caretas. que como dices seguro fue solicitada para intentar ampliar el interés por la literatura en sectores que hoy no lo están. Para interpretar en sentido positivo la idea central de tu critica creo que si un sector que tiene audiencia, es usado como motor para que ayude a aumentar la audiencia de otro sector no tiene porque ser malo. Es una herramienta. Es evidente que no soy un escritor literario, aunque toño cisneros se empeñe en decir que si, ni tengo ninguna pretensión para serlo. Solo quise ayudar. Pero como lo que corresponde es que uno no este en donde a los demás les molesta pediré mi separación del concurso. Ojala me sea aceptada.

En cuanto al tema del sr Thays. Cuando recién estallo este lamentable asunto, muchos me preguntaban por twiter que me pronunciara y por eso respondí a una persona en el sentido No le hago caso porque que es una opinión que no debe generar mayor escandalo. Y no lo conozco porque efectivamente no he leido ninguno de sus libros, lo cual en todo caso debiera dejarme a mi peor al demostrar mi falta de cultura literaria. Como casi siempre, la pita fue jalada para el otro lado y se interpreto despectivamente cuando en realidad se trataba de un intento de evitar entrar en la polémica. En todo caso pido disculpas al sr Thays por ello.

Por ultimo, la critica culinaria y el dueño de restaurantes son incompatibles porque no se puede ser juez y parte. Mi programa por ejemplo, promueve el buen trabajo de otros para ayudarlos a salir adelante. Porque ese es el espíritu que ha inspirado siempre a nuestro sector. El de estar unidos ayudandonos mutuamente para que todos se beneficien adecuadamente con el. La única manera de promover la critica de parte de quienes tienen restaurantes es aceptandolas y aprendiendo de ellas siempre. Cosa que hacemos.

No somos un sector( hablo por cocineros y productores) que se duerme en sus pequeños éxitos ni que no aprende de sus errores. Somos un sector que trabaja unido, que intenta que el consumidor sienta respeto por la labor que realizamos y que esta convencido que si asumimos compromisos mas alla de lo personal, contribuiremos con un granito de arena al desarollo del Peru. Con un granito de arena y no con toda la responsabilidad como algunos creen que nosotros creemos. Lloramos el fracaso de otro peruano y saltamos de alegría con sus éxitos, Porque cuando un peruano individual o colectivamente triunfa, es triunfo de todos los peruanos. No buscamos en el error de otro peruano, la oportunidad para criticarlo, para juzgarlo o para aprovecharnos de su caída. Si esta actitud genera en algunos desconfianza o dudas. Si todo lo hecho y avanzado hasta hoy, que reitero es poco y solo el inicio de un duro camino, generan la sensación de que hemos causado problemas a otros gremios solo puedo decir que esa jamas fue nuestra intención. Que lo unico que hemos hecho ha sido intentar cada día hacer las cosas bien en lo que hacemos y que estas impacten positivamente en nuestro país. Si el soñar con que un día la cocina peruana se lograra convertir en un trade mark como lo es la china con todos los beneficios que eso implica para un país, genera desconfianzas pues prometemos seguir reflexionando al respecto para que ojalá algún día podamos ganarnos la confianza de quienes ven en nuestro accionar un problema y no un aporte. En lo personal, tengo la característica o quizás el defecto de no poder dejar de hacer cosas. Mi familia me lo reclama. Afortunadamente herede de mi padre, un apellido digno luego de una larga trayectoria política, que me enseño que el hacer cosas debe entenderse como un devolverle a la vida lo que la vida te dio. Y digo afortunadamente porque esa herencia es la que obliga a que lo que uno va haciendo tenga el deber de ser el inicio de una cadena que vaya impactando positivamente en otros, con la ilusión qe ese accionar me permita ir por la vida, a pesar de los errores , siempre con la frente en alto. atentamente.. Gaston Acurio

Anónimo dijo...

Pero Gastón fue 1 de 5 miembros del jurado. !1¡ No te parece desproporcional la "cuestión de Estado" que haces por ese "atrevimiento".

Vargas Llosa ha sido "Presidente" del Festival de Cine de San Sebastían,y ningún cineasta español ha salido a pegar el grito al cielo o vituperarlo por esa insolencia imperdonable. Es común invitar una mirada distinta a la de los doctos, ya que eso suma y no resta a la calidad de la elección del jurado.

Nada justifica salir a morder la yugular, una actitud lamentablemente tan peruana, pero que en boca de los "intelectuales" no sólo los iguala al más vulgar Congresista, sino que los muestra como los campeones de la hipocresía.

Esa misma envidia -hay que decirlo tal cual- es la que te mueve a ti y a Thays, que se mando con un ataque directo a Gastón y a insultar a todos los peruanos con sus acusaciones de chauvinismo.Una cosa es es insultar a una persona en particular y otra muy distinta insultar a todo un pueblo, o no recuerdas su frase: "el anticucho es su esvastica". Thays se ha comportado como un patán soberbio, que no tenga la frescura de hacerse la víctima por la tempestad que ha cosechado.

Pero tu y Thays deberían tranquilizarse un poco, morder la yugular no los hace mejores. El Perú es un país de 30 millones de habitantes y de 1.285.215,60 km....hay mucho espacio y gente reconocer los triunfos de sus ciudadnos.

Anónimo dijo...

Ya es hora de venir a sacudir un poco el patrioterismo que se ha colgado a la moda gastronómica (y que tanto mal le hace a alguien respetable como Gastón Acurio). La unanimidad siempre me pareció sospechosa. Una sola cosa con la que no estoy de acuerdo en tu artículo, Gustavo: un chef (ojo, un chef, no un simple cocinero) es un artista y un intelectual, pero no por ello es un escritor.

Mar Mounier dijo...

Gustavo:
Empiezo copiando el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, al que tanto recurren los "ejemplos" de tolerancia, empujados esta semana por un fundamentalismo rancio bastante huérfano de ideas:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión."

Lo ocurrido con el señor Thays es una muestra real de la poca capacidad del peruano común y corriente a sostener una crítica y al consecuente rebate. Luego de la -¿tendenciosamente?- publicitada opinión del polémico escritor, un grueso (sinó la mayoría) de la opinión pública, no tuvo mejor idea que metabolizar su ponzoña entre terribles ofensas y deleznables insultos.

Pero allí no acabó el asunto: un “líder de opinón” como el señor Acurio debió -al brindar declaraciones- ser consciente que un gran número de ciudadanos iba a alinearse cual batallón de Lineos, al pensamiento colectivo y unidireccional de moda que él lidera. Debió el señor Acurio, en vez de manifestar lo primero lo que se le vino a la mente y con la práctica que supuestamente ha adquirido en todo este tiempo, luego de lidiar con los nada metecandelas redactores de nuestros medios de prensa, -que todo lo tergiversan a gusto de la masa hambrienta-; evitar cualquier confrontación o respuesta que azuzara aún más lo ánimos ya caldeados de sus seguidores. Es allí cuando llama la atención la intransigencia y, en vez de por último tomar un respiro y no brindar declaraciones, no lo pensó dos veces, contestó lo que contestó e hizo caso omiso a la regla número uno de un verdadero líder de opinión: formular una respuesta sino con diplomacia, al menos un poquito de responsabilidad.

La nuestra es una sociedad que construye su identidad día a día es cierto. Que muchas personas se sienten identificadas con los logros de cierto sector también. Que el sector gastronómico está luchando por contribuir con el desarrollo nacional, nadie lo discute. Pero en el caso, el enfoque de lo ocurrido se centra en un problema mucho más profundo: el de la terrible falta de tolerancia al factor diversidad, a la búsqueda malsana de la condena al pensamiento crítico, a la poca capacidad para aceptar la divergencia de ideas y por último, a la burla sistemática del sentido vital del respeto mutuo, ese que empieza con la inteligencia emocional colectiva y termina con nuestras acciones. Para ser ciudadanos responsables es necesario que aprendamos a condescender con la idea que el resto tiene conciencia crítica, que vivimos en una sociedad en donde existe libertad de pensamiento y opinión, sin caer en extremismos ni apasionamientos absurdos. Y a esos “afortunados” a quienes el vulgo decide erigirlos representantes de ciertas corrientes de pensamiento, hay que exigirles en nombre de la “ética” (término tan manoseado hoy en día pero nunca bien utilizada), dos dedos de frente para que siempre tengan en cuenta que el efecto multiplicador de un comentario va a traer sus consecuencias, en este caso lamentables.

Por último, lo siento mucho por el señor Acurio, pero bastante etérea la disculpa que da a su anterior parloteo. Es usted bastante inteligente y llama grandemente la atención semejante traspiés. Para la próxima, en buen criollo, trate pues de evitar tanto chimichurri.

Saludos,

@elhigadodmarita

Anónimo dijo...

Muchas veces hablan desde sus posiciones de intelectuales, como si la literatura o el cine fueran la única forma de cultura. Como si ustedes fueran a salvar a la humanidad, o traer el desarrollo a todo el Perú. Y todo lo demás, son temas superficiales, estomacales, placeres terrenales.
Es cierto que los medios explotan demasiado ciertas imágenes y símbolos. Y ahora toca la época de la gastronomía y Gastón Acurio. Tal vez sería inteligente de su parte, para no crear demasiados enemigos o hastío, tratar de dosificar sus apariciones y su participación en ciertos eventos.
Pero eso no le quita valor a lo que están haciendo. Como dice el segundo anónimo, la gastronomía también puede convertirse en motor de desarrollo, potenciando una industria relacionada que no sólo beneficie a los 5 chefs mediáticos, sino a todo un tejido que puede crearse alrededor. Eso no significa, como dice Gastón, que de ellos sea la responsabilidad de sacar al país de todos sus males. Obviamente no lo harán. Obviamente es imposible.
Pero me parece tan demagógica la posición que están adoptando muchos de ustedes: dicen que están desarrollando la gastronomía mientras miles de peruanos no tienen qué comer, o no saben leer, no tiene un sistema de salud adecuado, etc.
Es obvio que el Perú está mal ¿Qué hay que hacer? ¿No desarrollar ninguna industria, no hacer nada hasta que todos los peruanos puedan tener una condición de vida digna? ¿El gobierno lo va a hacer? Y entonces... ¿Qué hacen ustedes escribiendo sobre Arguedas, o publicando novelas si tantos peruanos no tienen acceso a ellos? ¿Si hay muchos peruanos que casi no son capaces de leer? Por favor!
No soy peruana. Y del mismo modo que me sorprende cómo la opinión de Thays puede generar esas reacciones fascistas injustas, me sorprende la reacción de algunos de ustedes de tratar de encontrar los detalles más ridículos para menospreciar el trabajo de Gaston Acurio. Tengo la sensación de que él no se mueve en un mundo de desconfianzas y ataques como el mundo literario peruano. Así que no era necesario sacar de madre las cosas por un simple comentario en el twitter.
Por supuesto que puede ser criticado. Y probablemente se esté metiendo en demasiados guisos y debería dar un paso atrás en ciertos momentos.
Pero es innegable la contribución que Gastón Acurio ha hecho, no sólo al desarrollo del ámbito gastronómico, sino al nombre de Perú fuera del mundo. El cocinero con sus sartenes ha logrado más que “los cultos” con sus libros.
Y por favor, dejen de tratar al resto de los mortales como seres menores.

Anónimo dijo...

Será Gaston?, en todo caso sin ir muy lejos Rodolfo Hinostroza también manipula sabiamente ollas y sartenes, asimismo escribe sobre ello además de pronosticar el futuro basado en esferas celestes y sistemas planetarios, saludos, me espera el desayuno: un tamal indigesto con su cebolla más...

Gerónimo Prado dijo...

Entonces Sr. Faverón, usted está de acuerdo con que Thays no tiene ninguna autoridad para hablar de gastronomía?, Yo creo que tiene razón en que ese Gastón no puede ser jurado de un concurso literario, eso es una burla hacia los concursantes. Pero al parecer usted también está criticando a Thays. Ahora, eso de "libertad de expresión" no es pues el tema central, el Sr. Thays tiene la oportunidad de escribir en un diario exntrajero y decir casi lo que se le antoje, y lo que hace es equivalente a decir: "los peruanos son horribles" y pretender que un país con baja autoestima lo ignore. Realmente, el Sr. Thays como pseudo intelectual puede decir lo que quiera, es libre, pero que asuma la consecuencias de sus desagradables acciones.

Anónimo dijo...

Indigesta?? Palabra mal usada quizás Muy condimentada y no tan saludable seria mejor. Que si es rica , es demasíadamente rica.
Gastón eso que tu comentario no fue ofensivo o sarcástico no me lo como. Q tienes éxito localmente nadie lo duda pero deberías dejar opinar a otros
Concuerdo que un jurado debéria ser especialista en la materia especialmente en ramas como la literatura

Anónimo dijo...

Me da pena tanto "miro al otro" o "me jode en alma lo que logró y yo no" ...por favor señores, creo que mejor es que dejemos de ver a los demás y seguir trabajando para lograr lo que "del que hablan" logró. No estoy de acuerdo con todo lo dicho y espero que se respete mi opinión, de lo contrario se convertirán en la secta que tanto les molesta "seguidores o en todo caso orgullosos de Gastón".

Chilkano dijo...

¿Porqué tanta bilis derramada por un asunto tan simple (y hasta divertido)?
Los cocineros tienen todo el derecho a tomarse en serio su trabajo. El mundo globalizado cubierto de clases medias hambrientas de consumismo han entronizado a sastres, futbolistas, cantantes y actrices como mega idolos globales. ¿Porqué no a los cocineros?
De ahi a que se les deba considerar como totems artistico-culturales hay una distancia importante. Aquello solo demuestra la pobresa cultural de la mayoria de los consumidores.
Cocinar no es tan dificil, nuestras abuelitas no fueron Einsteins y cocinaban delicioso, casi todas ellas. Cocinaron sin tanta pasión ni alharaca, por la simple razón que no le vendian a nadie su comida, ni buscaban crear sensaciones cuasi-espirituales, como los actuales chefs pretenden hacernos creer. Nuestras abuelitas cocinaron para llenar estómagos y satisfacer paladares.
Gastón es un super empresario, no lo dudo. La cocina peruana es rica, indudable. Pero querer hacer a Gastón Presidente o literato ya suena a cachita.
Y asarse tanto por ello también.

Anónimo dijo...

"La literatura es idealmente para todos, pero la crítica literaria no lo es."

la totalidad de un jurado de concurso literario debe estar conformada por criticos literarios?

sería un problema,primero porque siempre llamarían a la misma gente.... no hay tantos críticos literarios como cheffs

Humberto Arnillas dijo...

Señor Faverón, el decir "no le hago caso ni lo conozco" es diferente a "no le hago caso porque no lo conozco"... parece que la argolla micro elítica literaria se sintió ofendida...

Humberto Arnillas dijo...

Señor Faverón, no confundir "No le hago caso ni lo conozco", con "No le hago caso porque no lo conozco" como infiere usted... parece que la argolla micro elitista literaria se sintió dolida...

Literatura Portátil dijo...

Señor Acurio (voy a dar por sentado que efectivamente lo es): el año 2010 aceptaron la renuncia de Bryce Echenique como jurado de ese mismo concurso (aunque por motivos muy diferentes, pero no importa). ¿Por qué no habrían de aceptar la suya?

JV dijo...

"Así que, si la idea es que Iván Thays no puede opinar sobre cocina porque no es un experto..."
Una pregunta, ¿en que parte de qué texto Gastón Acurio dijo que Ivan Thays no puede opinar de comida por no ser un experto? ¿Quién ha sostenido eso?
Es muy fácil pretender que se está refutando los argumentos de alguien cuando se le inventan argumentos fácilmente refutables.

Anónimo dijo...

Curiosamente por este tema es la primera vez que me entero de tu blog y entro a leerte (lo seguiré haciendo claro). Está buena tu crítica y está buena la respuesta de Gastón (asi no sea Gastón). Ahora estaría mejor seguir haciendo cosas por el desarrollo del país. Saludos.

Anónimo dijo...

Curiosamente por este tema es la primera vez que me entero de tu blog y entro a leerte (lo seguiré haciendo claro). Está buena tu crítica y está buena la respuesta de Gastón (asi no sea Gastón). Ahora estaría mejor seguir haciendo cosas por el desarrollo del país. Saludos. JM Lara

Christian Manrique dijo...

Qué lástima que entre peruanos nos empujemos, me hace recordar la época del colegio, donde cualquier disputa era más fácil solucionarlo con empujones, edad escolar caracterizada y dominada por impulsos emocionales. No es nuevo ( qué pena!)la envidia y egoísmo por logros individuales o grupales de unos hacia otros en nuestro país, decir "quien nos habla al estómago"o "quien nos habla a la inteligencia" resume los conflictos emocionales egolatras, la operación es simple...quieres sumar o restar? Por otro lado porque tan poco tolerantes somos? Hay que respetar la opinión de todos porque es una visión fuera de nuestro campo de percepción, uno ve lo que conoce. Veamos oportunidades en una crítica, dejemos la queja plañidera al lado de quienes se ven en el mismo lugar mañana.

Christian Manrique dijo...

Qué lástima que entre peruanos nos empujemos, me hace recordar la época del colegio, donde cualquier disputa era más fácil solucionarlo con empujones, edad escolar caracterizada y dominada por impulsos emocionales. No es nuevo ( qué pena!)la envidia y egoísmo por logros individuales o grupales de unos hacia otros en nuestro país, decir "quien nos habla al estómago"o "quien nos habla a la inteligencia" resume los conflictos emocionales egolatras, la operación es simple...quieres sumar o restar? Por otro lado porque tan poco tolerantes somos? Hay que respetar la opinión de todos porque es una visión fuera de nuestro campo de percepción, uno ve lo que conoce. Veamos oportunidades en una crítica, dejemos la queja plañidera al lado de quienes se ven en el mismo lugar mañana.

Christian Manrique dijo...

Qué lástima que entre peruanos nos empujemos, me hace recordar la época del colegio, donde cualquier disputa era más fácil solucionarlo con empujones, edad escolar caracterizada y dominada por impulsos emocionales. No es nuevo ( qué pena!)la envidia y egoísmo por logros individuales o grupales de unos hacia otros en nuestro país, decir "quien nos habla al estómago"o "quien nos habla a la inteligencia" resume los conflictos emocionales egolatras, la operación es simple...quieres sumar o restar? Por otro lado porque tan poco tolerantes somos? Hay que respetar la opinión de todos porque es una visión fuera de nuestro campo de percepción, uno ve lo que conoce. Veamos oportunidades en una crítica, dejemos la queja plañidera al lado de quienes se ven en el mismo lugar mañana.

Beralia dijo...

Saludos!
A mi modesto modo de ver, aquí el problema no es 'quién dijo qué', ni 'quién es más que quién' ni 'yo te descalifico para opinar sobre mi especialidad'. Pienso que el problema radica en toda la masa de gente cizañera que ha aprovechado las palabras de uno y otro para hacerles pelear, y como desgraciadamente ambos son relativamente conocidos (de ahí a decir que son famosos en todo el orbe hay distancia...), esto ha tenido más importancia de lo que amerita. A lo mejor, cabría preguntarse qué piensa realmente el peruano promedio de la comida y de la literatura de su país, si sabe qué la hace diferente respecto a otras; a ver si ahí son capaces de emitir un juicio de valor...

Gonzalot dijo...

Justicia... justicia no hay en la tierra... justicia solo en el cielo... donde no hay ricos ni pobres!

JL Arteaga dijo...

El referirte a la "esfera literaria" deja claro cuál es el fondo del problema cultural en nuestro país. Es cierto que el profesionalismo es necesario en el desarrollo de cualquier disciplina. El juicio de un profesional en arquitectura es el que permite asegurarnos de que una casa está bien construida. Pero dentro de esa casa vivirá gente y eso es lo que la supuesta élite ilustrada olvida todo el tiempo. Marcar esa distancia con tanto entusiasmo entre los iluminados y los mortales comunes como nosotros es precisamente lo que hace que el peatón no reconozca lo que reclamas. Creo que el verdadero talento radica en lograr ese equilibrio entre no traicionar los propios valores artísticos y llegar a la gente.

djclubweb.com dijo...

Hola! He leído el articulo me parece... No hay problema con el exitoso Gastón, el solo le ha dado a la gente lo que quería escuchar, en mi opinión, este es un buen articulo pero basado en un enfoque equivocado… muestra que se podrían hacer más cosas, pero a costa de crear una polémica que no nos lleva a nada… si los pensadores van a tener éxito tienen que hallar la forma de llegar a las personas… Este es el verdadero reto a la inteligencia y requiere mucho trabajo constancia y un poco de renuncia... menos búsqueda del premio literario etc.… y mas expansión de las buenas ideas... Simple de ver.. Pero complejo para el ego personal de los que piensan de la otra forma... al final hasta las buenas ideas han sido un producto y como tal víctimas de las leyes del comercio y la conveniencia … : D

djclubweb.com dijo...

Hola! He leído el articulo me parece... No hay problema con el exitoso Gastón, el solo le ha dado a la gente lo que quería escuchar, en mi opinión, este es un buen articulo pero basado en un enfoque equivocado… muestra que se podrían hacer más cosas, pero a costa de crear una polémica que no nos lleva a nada… si los pensadores van a tener éxito tienen que hallar la forma de llegar a las personas… Este es el verdadero reto a la inteligencia y requiere mucho trabajo constancia y un poco de renuncia... menos búsqueda del premio literario etc.… y mas expansión de las buenas ideas... Simple de ver.. Pero complejo para el ego personal de los que piensan de la otra forma... al final hasta las buenas ideas han sido un producto y como tal víctimas de las leyes del comercio y la conveniencia … : D

Juanito Alimaña dijo...

El Peruano es intolerante por naturaleza, recontra confirmado, sino acuerdense de las elecciones presidenciales, como habia ataques en en la web porque no gano ppk o porque se recordaba a Ollanta su pasado montesinista.
A decir verdad la comida Peruana es riquisima, nadie lo duda, pero tambien es justo reconocer que debe ser de las mas desproporcionadas nutricionalmente hablando.
Un ejemplo nomas,una papa rellena con arroz, la Papa aparte que tiene carbohidratos,le pones arroz y es frito aun!!!! wow!!, yo me quejo de eso pero igual le meto diente.
El Problema radica en que no hacemos deporte, no hay incentivos,en los colegios nacionales antes habia dias para educacion fisica, ahora creo que no existen salvo alguien me diga lo contrario,y los niños de ahora con tanto avance tecnologico desde el celular con juegos hasta los playstation no salen ni jugar a las escondidas como se hacia antaño.
En el caso de la literatura,es sorprendente que nadie se de cuenta que existen tantos periodicos "chichas" que vienen de la epoca de Fuji que venden historias sensacionalistas,como por ejemplo a quien le importa que Magally, Gisella,se peleen, se hagan amigas??
Antes los periodicos se dedicaban a regalar suplementos educativos, pero nada ahora solo sacan cualquier articulo con tal de vender (lamentable que el mismo comercio se preste para eso con su diario trome)
Entonces, todos criticamos al que opine mal de gaston u opine mal de vargas llosa,pero nadie quiere dar una solucion a que esto no mejore??? siempre esperamos que alguien lo haga por nosotros y cuando reaccionamos ya es tarde.
Una lastima que como peruanos no sepamos diferenciar entre la opinion de una persona aunque parezca insultante (porque si se tomaran la molestia de ver el articulo que escribieron los gringos sobre gaston lo hacen mier...)y como borregos ataquemos al que no esta a favor de "nuestro equipo" o nuestros gustos, parecemos barristas.

Bruno dijo...

anda vete a europa si quieres gastar tu vida rodeado de intelectuales. Si bien en el Peru hay y han habido grandes pensadores, intelectuales y escritores, lo que mas abunda es pasion por comer, y por comer bien. Tan bien que marcamos una fuerte y contundente diferencia con el resto del mundo. El peruano es cocinero, chef, line cook o como diablos quieras llamar. Ese es el gran fuerte de los peruanos, asi suene triste y deleznable para ti compadre. Siempre el peruano va a dar la hora con la comida y no con mariategui (que dio su hora en su momento pero ya paso a la historia) o con un alienado vargas llosa, o con un tal Thays. Nunca mi brodercito.Arriba el Peru y su comida y su vision omnipotente culinaria. Quizas exagero, pero no me importa. Saludos.

Anónimo dijo...

A mi tambine me indigestan los aderesos de la comida peruana, el rojo, el verde y el amarillo.
Soy un traidor a la patria y un paciente con colon irritable. Me debo callar? debo mantener esto en secreto?, tengo suerte, a mi tampoco me conoce Gaston Acurio.

Diego Guerra T. dijo...

Lamentablemente este tema se ha exagerado gracias a tipos como este Sr. Faveron, que escribe, crea mas polemica y no aporta nada.
Totalmente de acuerdo con Gaston y su posicion como miembro de un jurado de literatura.
Aca comprobamos una vez mas que "el peor enemigo de un peruano es otro peruano.
Quiero aclarar que lei este blog por un enlace en mi Facebook y por suerte tambien lei la respuesta de Gaston, por que la verdad no seguiria jamas el blog de un antiperuano. Si no te gusta algo de tu pais comentalo con los tuyos, no hacia afuera.
O vemos a chilenos despreciando su vino, Argentinos su carne, brasileros su futbol? De hecho tienen sus detractores en su mismo pais, pero son minorias.
El que algo me caiga mal no significa que sea malo.

Anónimo dijo...

Siendo ganador del Premio Principe de Claus, Gastón; puede ser invitado para integrar el jurado de un concurso literario? Estoy totalmente en desacuerdo con el linchamiento hacia Thays, aunque su criterio le permitió mezclar inexplicablemente vanas generalizaciones sobre un aspecto cultural de su país con cuestionamientos válidos al oportunismo editorial y fríbolo marketing. Pero defenderlo no justifica el ateque personal, como nada justifica que se ataque la persona de Thays sino sus ideas, creo que este post no alcanza a ser polémica. Finalmente si Thays hubiese expresado que no le importaba ni conocía la cocina peruana tendría la atención de muy pocos.
Luis Vazallo

Robby! dijo...

Meto mi cuchara.
No te falta razón Faverón, pero también encuentro en tu post un tufillo de desprecio por los no-literatos que quizás es -en parte- culpable de que la cultura no prenda en Perú. Muchos escritores se consideran una especie de elite suprerior, que decide quién es artista y quién no. Lo mismo hace Thays con Rodriguez, quien para él es "un publicista" que escribe. Aquí tu dices que los cocineros no son artistas.
Hasta hace unos años los "chefs" eran también parte de una elite pituquísima y cerrada. Hoy bajaron al llano: no aceptan ser llamados chefs y se auto-denominan cocineros.
Eso, su envidiable espíritu de colaboración y elogio abierto del talento de sus pares, su infatigable capacidad de trabajo, y su visión amplia y soñadora, han convertido a los cocineros del país en pop-stars.
Creo que es algo que la elite cultural debe analizar y emular, más que criticar. Bien les haría despojarse un rato de su grandeza y darse una vuelta por APEGA, para ver cómo los grandes de la cocina trabajan apasionadamente, completamente despojados de sus egos, por metas comunes mucho más trascendentes que el llenar sus restaurantes de público los domingos.
Mientras la literatura y la cultura se muevan en ambientes así cerrados, seguirán siendo un club para pocos.

Slipknot dijo...

Señor Gustavo Faverón,
Me parece que usted tiene muy buenas intenciones al escribir este texto, pero permíteme hacerle algunas correcciones:

1)Cita:
""
"Así que, si la idea es que Iván Thays no puede opinar sobre cocina porque no es un experto..."
Una pregunta, ¿en que parte de qué texto Gastón Acurio dijo que Ivan Thays no puede opinar de comida por no ser un experto? ¿Quién ha sostenido eso?
Es muy fácil pretender que se está refutando los argumentos de alguien cuando se le inventan argumentos fácilmente refutables. ""

Eso es exactamente lo que iba a decir. Gastón no ha dicho en ningún momento que Thays no deba opinar por no ser experto en gastronomía. Yo diría incluso que Gastón permite que opinen otros sobre gastrónomía, pues veríamos otros puntos de vista a tener en cuenta y mejorar el resultado.

2)Cita: ""La verdad que ni le hago caso ni sé quién es", es lo que ha dicho Gastón Acurio sobre Iván. Cabe entender que si no le hace caso es porque no cree que su opinión sea válida [...] digamos que es un tanto altanero responder que simplemente no le hace caso porque no es alguien conocido para él."

¿Digamos que es un tanto altanero? Es una interpretación muy forzada y sacada de contexto. Yo diría nada más que no quire opinar porque no lo conoce. Ahora bien, déjeme decirle que usted parece predispuesto a atacar a Gastón, por razones que usted deja entrever claramente: ser éxitoso y elogiado como un intelectual sin ser un intelectual. Ese asunto es otra cosa. ¿En el Perú se toma más en consideración la comida que las artes cultas? Sí ¿Eso es bueno o malo? Depende de si contribuyen al país o no. Por el momento y en el contexto peruano, la gastronomía ha ayudado a encontrar un punto en común en las diferencias políticas, sociales y económicas de los peruanos. En cierta medida ha ayudado a unir al Perú. ¿Sería mucho mejor que también la literatura cumple esa función? Claro que sí. Sin embargo, por el momento encuentro características positivas en donde usted ve despectivamente mediocridad y vergüenza (repetir lo de los "Uhms" y "Wows" me pareció chistoso, pero también un golpe bajo). Por un lado me parece que usted es un progresista que quiere un Perú ideal. No está mal, pero lamentablemente no es así. Yo también quisiera que todos los peruanos nos enfoquemos en las disciplinas que hacen trabajar el intelecto.

Anónimo dijo...

no hay nada mas "estrafalario" que los intelectuales peruanos, esos que se juran "diferentes" y que traen soluciones y teorías fundamentales para nuestros antiguos y estructurales problemas....se nota a leguas que el autor del post se siente un ser "superior" porque ha escrito una novela y no se que mas...si pues "ustedes" si son artistas y los cocineros, no

Anónimo dijo...

Concuerdo en parte con el Sr. Faveron, asi como con la respuesta del Sr. Acurio. Creo que el tema de la cocina peruana está sobredimensionado. Todo gira ahora alrededor del ceviche, el tacu-tacu, y el pisco-sour. Me encanta la comida peruana y no me indigesta, pero no me quita el sueño el saber que hay gente a la que no le gusta.
Los peruanos somos triunfalistas sin tener ningún motivo para serlo. Creemos que nuestro futbol es mejor que cualquier otro, sin embargo hace años que no vamos a un mundial. Publicamos que nuestros representantes en Viña del Mar, o en el certamén de Miss Universo figuran entre los favoritos, pero ni siquiera pasan a los cuartos de final.
Los peruanos no nos entristecemos por el fracaso de otro peruano. Todo lo contrario, nos regocijamos porque vemos vencido a quien osó hacer algo para lo que nosotros no tuvimos el valor. Los peruanos nos morimos de envidia cuando vemos triunfar a un compatriota. Gente como Vargas Llosa, Bryce Echenique, Perez de Cuellar, o el mismo Gastón Acurio siempre serán mirados con envidia (disimulada) porque han triunfado. Nos encanta que nos revienten cohetes, por eso estamos gobernados por políticos chicha, que prometen lo que queremos escuchar (aunque en el fondo sabemos que mienten) pero que no saben que hacer con el país.
Hay otras cosas que necesitan mas atención que la comida, como la seguridad ciudadana, el orden, el respeto mutuo, eduacación cívica, mejorar la enseñanza en lo colegios, etc. La culpa no es de el Sr. Acurio, nosotros lo hemos puesto donde está ahora. Como todo buen empresario, el está aprovechando su momento y no hay nada malo en ello. Mas aún, quizas no esté calificado para juzgar una obra literaria, pero su presencia podria motivar la lectura entre gente que no tiene ningún interes en la literatura.
Vivir en el exterior permite ver las cosas de diferente manera, mas desapasionada, y es triste ver como un país se va deteriorando mientras sus habitantes creen que viven en el mejor de los mundos porque pueden ir a Larcomar, porque pueden comprar las mismas cosas que se pueden conseguir en el exterior. NO se dan cuenta que el país es cada vez mas peligroso, que uno se convierte en una victima de la delincuencia porque tiene un iPod, unas zapatillas de marca, o unos cuantos dolares en el bolsillo.
Compatriotas, pongamos nuestra atención en las cosas que realmente importan!

Anónimo dijo...

No pensaba comentar pero al haber licuado el ego de Acurio ha tenido la sensata idea de renunciar de jurado literario, eso le pasa por juntarse con sus "causas".

José Vásquez Alejos dijo...

Señor Gustavo, creo que debió concluir diciendo que su problema con Acurio es basicamente la gran mayoría de peruanos ( cojudos, idiotas, acomplejados, ignorantes...), que han echo que se atreva, Gastón, a ser jurado en un concurso de literatura. Aunque pretenda decirnos que, EN VERDAD -sería bueno que nos subraye, que dice EN MENTIRA-,su problema con él (Gastón), es su atrevimiento; sus conclusines demuestran, que el problema real es nuestra sociedad. Entonces, Acurio tiene ese derecho, así no conozca a Thays, la mayoría se lo ha dado, negarlo, impedicerlo es ir en contra del orden imperante (algo que para Patricia Del Rio, es la muestra innegable de civilización), y si esa ha sido su inteción, entonces debió empezar y terminar por ahi, de lo contrario, me parece, una vez más, que usted tiene una gran habilidad, para escribir lo fácil y fomentar lo superficial; gérmenes necesarios para la proliferación de "ACURIOS".

Xavier dijo...

La renuncia del Sr. Acurio nada tiene que ver con el error de haber sido convocado en primer lugar. Si la revista tuvo el deseo de "masificar" el concurso, pues esta no fue la forma más apropiada de hacerlo. Seguramente no habrá reemplazo, pero les diré que preferiría tener a Thays de jurado en vez de Acurio, aunque en estas circunstancias sea impensable debido a las circunstancias.

Xavier

P.D,
Sr. José Vasquez Alejos, sin ofender, pero nos gustaría que nos traduzca la cantinflada que acaba de comentar.. con lo justo se entienden tres o cuatro oraciones.

Jorge Alejandro dijo...

Interesante que tampoco se haya prestado atención a un hecho público, evidente y diario: en el restaurant "Astrid y Gastón" (de Cantuarias -Miraflores), se evidencia que la condición para el trabajo de vigilante (y complementariamente valet parking) es una y rotunda: ser estrictamente afroperuano. Así que Gastón tampoco es todo lo multicultural e inclusivo que dice ser.

TiguFox dijo...

Mi opinion al respecto es que la invitacion a Gaston Acurio para formar parte del jurado, obedece a un simple gesto marquetero por decirlo menos. Gaston es conciente de ello y simplemente "mueve bien sus fichas" es un "Win to Win" entre los organizadores de dicho evento y el Chef, estoy de acuerdo contigo que no tiene vela en ese entierro, el tema pasa por lo etico de formar parte de un jurado y no estar calificado para el tema en cuestion.
Respecto a las difundidas declaraciones de Ivan Thays no deja de tener razon que la comida peruana es en su mayoria un atentado contra la salud por el exceso de calorias y grasas, en fin eso es tema de cada uno, de gustos y de colores. Si quieren comerse un antojo que lo hagan con moderacion y controlando sus calorias si es que valoran su Salud a corto plazo.

Anónimo dijo...

Bueno, ya renuncio Acurio. Ahora, siguiendo tu logica, tu deberias criticar a Thays porque opina sobre algo para lo cual no esta calificado. Cuando escribiras esa critica?

José Acurio dijo...

"como si el hecho de haber separado las papas fritas de la carne en el lomo saltado lo volviera un nuevo Leonardo".

No necesitas ser así de reduccionista. Eres lo suficientemente inteligente como para saber que esto es denigrante.

La gente admira a Acurio sobre todo por su lado empresarial. Y hay que saber más que de papas para generar un movimiento como el que ahora se vive.

¿Boom? Qué sé yo. Eso sí: no es solo una cuestión dem marketing furioso. Es también una actitud. Y la actitud correcta, creo yo, de visitar lugares diversos y dar una visión de la cocina peruana muchísimo más amplia de que la que se estaba dando hasta ese momento. la actitud de definirse siempre como cocinero y no como jefe de cocina. La actitud de no haberse subido al coche de la política. Entre tantas otras cosas positivas que la gente percibe. Porque muchos somos ignorantes, pero también percibimos algunas cosas buenas y eso tiene que respetarse aunque no estemos avalados por doce años de estudios universitarios.

Usted podría replicar: "la modestia es la manera en la que Gastón se vende, es parte del márketing". Pero eso se puede sospechar de mucha gente, Thays incluido. Se podría decir de él que el programa de tv, etc. es solo una manera de publicitarse. Eso sería mezquino. Los efectos positivos están ahí. Y en el caso de Gastón son muchos y en niveles de desarrollo que si bien no nos van a llevar al Primer Mundo, aportan, vaya que sí.

Que la cosa se haya inflado luego hasta niveles ridículos es algo que se relaciona con nuestro nivel educativo, pero creo que es un tema más amplio y fuera del foco en el que me centro: no denigremos al que hace y hace bien.

Acurio trata muchas veces de que su trabajo también tenga una repercusión fuera de las cocinas. Allí está la escuela para chicos sin recursos.

No denigre usted, por favor. No necesita hacerlo.

José Acurio (sin parentezco con el cocinero)

rimenzap dijo...

Le duela a quien le duela poca gente conoce a Ivan Thays (A pesar de haber conducido un programa de TV en el canal 7). Naturalmente ello no desmerece su obra literaria (Que honestamente confieso, no conozco), ni su pensamiento.
Al César lo que es del César. La comida peruana es deliciosa y eso no se lo debemos a Gastón Acurio. El ha contribuido a internacionalizar nuestra comida, como Mario Vargas Llosa a contribuido a internacionalizar el más nuestra literatura (Otros ya lo han hecho antes). No se trata de que sólo pensemos en cocina. Se trata de inspiración para que otros peruanos seamos cada vez mejor en lo que hacemos. Mala suerte que al señor Thays la caiga pesada nuestra comida (Tampoco debería comer pastas: puros carbohidratos y ocasionan gastritis). Mala suerte que le caiga pesado el éxito de otros. Los peruanos notables como él deben servir de inspiración a otros para que sean cada día mejores en todo.

Víctor dijo...

Gustavo:

A primer vistazo me pareció este un problema de medios de comunicación, que endiosan a diestra y a siniestra rockeros, futbolistas y cocineros, pero tampoco es EXACTAMENTE un problema de medios.

Lo sería si, por ejemplo, El Comercio no le diera la misma importancia a la literatura peruana que a la cocina peruana siendo AMBAS DE LA MISMA CALIDAD.

Pero resulta que no lo son. Y cito no textualmente palabras del mismo Thays: nuestra literatura no es buena. Tenemos algunos buenos literatos, pero no buena literatura.

Yo agrego, y a lo mejor me puede corregir: nuestros escritores son mayoritariamente mediocres, superficiales y con gruesas deficiencias técnicas (es decir, como si se le echara dos cucharas de sal al café).

Por el contrario, nuestra cocina sí es buena. No la mejor del mundo, pero sí buena. No lo digo yo. Es posible informarse al respecto con bastante facilidad.

Así que no se trata de que El Comercio infla y desinfla. Nuestros literatos no se han ganado un espacio en nuestro imaginario cultural, no son referentes de nuestros juicios de valor, no solo por un tema de márketing y educación. SIMPLEMENTE NO SON BUENOS.

Y así con el resto de intelectuales. O, si lo prefieres, "intelectuales".

Sería bueno, y es solo una sugerencia, que regresaras al Perú a hacer escuela, formar gente con rigor argumentativo e intelectual, con una cultura profunda y útil, que se ve que cuentas con ella, sin dudas. A lo mejor haces un boom (o, si prefieres, un "boom") como Gastón y haces un pelito mejor a este país.

Necesitamos ese rigor. Necesitamos que gane espacio y se posiciones. Pero para eso también es necesaria la gente capaz de asumir ese rol.

Sinceramente,

V. Romualdo

pd. Para ello tendrían que agremiarse mejor los intelectuales y celarse menos. Solo es otro consejo de pasadita.

Anónimo dijo...

Cocinero a tus sartenes, nunca mejor dicho.

Carlos Trinidad dijo...

Cuando la academia se aísla, y concibe el ejercicio intelectual como una actividad autista, excluyente, conservadora y, finalmente, banal; reproduce (al milimetro) las mismas falacias que Faverón.

Anónimo dijo...

Vaya, antes veía a Gastón Acurio de manera distinta, asumiendo claro que el que respondió es el verdadero Gastón Acurio (En el mundo digital, nadie sabe quién realmente eres). De cualquier manera, su argumento de juez y parte respecto de la crítica gastronómica es muy interesante. Muy buen punto Gustavo. Tenemos la comida, pero, tenemos la gastronomía?

Anónimo dijo...

Toda esta discusión ha dejado malparados a todos. Así de simple. A los intelectuales, por su esnobismo y egolatría, al pueblo por su taradez, patrioterismo, e intolerancia, al empresario gastronómico por negociante, al semifinalista de este premio y perdedor por penales del otro por decir lo que pensaba, alguna facultad de sociología debería copiar todos estos postings y usarlos para un curso llamado: Historia del perú Moderno.

Anónimo dijo...

Concordamos todos entonces, en que el himno nacional no es el segundo más hermoso del mundo después de la Marsellesa? Digo..por si acaso ahora a Iván se le ocurre decir algo al respecto. Pobre.

José Vásquez Alejos. dijo...

Para XAVIER en respuesta a mi comentario màs arriba.-

Lamento mucho que no hayas entendido; aunque me puedo excusar diciendo, que lo escribí y se lo dirigí al señor Gustavo, quién más que nadie podría saber a que me refería...

... Entonces hago un esfuerzo, que me aburre y le lo "traduciré", o como me decía mi madre te lo daré en cucharitas:

Tienes que leer primero el título que puso Gustavo a su publicación, luego leer el contenido,y finalmente relacionarlos para entender porque concluí que sus puntos de vistas son muy superficiales (de Gustavo).

Nos habla de la falta de capacidad de Gastón para ser jurado en en concurso literario, pero no nos habla de los organizadores,de su vanalidad, falta de ética, Etc. osea de CARETAS, que es el verdadero responsable, en este artículo, del "problema que él tiene con Acurio" (así lo titula). Por esta razón me parece demasiado fácil y superficial criticar a Gastón e incluso tener un problema con él, siendo Gastón una creación de la publicidad y CARETAS, teniendo en cuenta lo estúpidos que son la mayoría de peruanos, aprovecha la oportunidad para meterse más dinero al bolsillo con la excusa de la masificación. Pero el señor Gustavo no dice nada al respecto, sino más bien, nos da más de lo mismo. En resumen es eso, por lo demás me referí, a un párrafo donde Gustavo escribe: Pero eso, en verdad, no es lo que quiero subrayar... ¿EN VERDAD?, no creo que eso merezca más explicación. Después aludí a la lectora de telepronter con excesos de rimel y tinte Patricia Del Rio, (estoy seguro que ahora tendrá mucho éxito y no precisamente por la señal abierta)para fundamentar el porque tenía derecho Gastón de aceptar la propuesta de CARETAS,teniendo en cuenta que la señora Patricia es y ha sido siempre una defensora del orden establecido (tendrás que averiguar que es el orden establecido tu)como muestra de civilizmo innegable y que defiende Martha Hildebrandt: La costumbre determina el uso,por consiguiente el uso determina el orden y así sucesivamente. Y siendo además Patricia,merecidamente, integrante del grupo de jueces invitados por CARETAS, (para entender eso tendrías que averiguar quienes son los jueces del concurso de CARETAS, además de sus formas de pensar que se han preocupado en difundir)creí oportuno mencionarla.

Creo que Faverón debió decir, que su problema con Acurio no es Acurio, es CARETAS, y la gente tonta que es capaz de defenderlo, osea la gente más pudiente de este país, las otras gentes solo son borregos y dan risa, ellos solo repiten y repiten. Pero entiendo que para Faverón eso es demasiado difícil.


Perdona si encuentras errores ortográficos como en la publicación anterior.

Anónimo dijo...

Por eso que perdimos la guerra con chile...

José Chauca dijo...

José Chauca
En primer lugar, yo si se quien es él Sr. Ivan Thays y cuando comense a ver sus primeros programas en canal 7, me molestaba mucho escucharlo, por no poder pronunciar bien las palabras, pero mi inteligencia pudo aceptar la capacidad intelectual del Sr.Ivan Thays y escuchar sus criticas literarias y sugerencias de los nuevos libros que se podían leer, y es más comparto parte de la critica que hace a la comida peruana y acepto su punto de vista,por si hay una cosa de lo que estoy de acuerdo con varias criticas que se han hecho sobre esto, es que todavía no sabemos criticar y ser criticados, pero así como ud. expone que el sr. Gaston Acurio no sea critico literario por ser un Chef, no permito que una persona que no le gusta nuestra comida (la cual, yo no conozco persona de mi entorno que no le guste ) y que dice que su abuelita no sabia cocinar, la critique. Citando sus propias palabras ¿Pero por qué acepta Acurio? ¿Y por qué debería la esfera literaria peruana aceptar que el chef-empresario tiene alguna idea de cómo decidir que una obra literaria es mejor que otra, más válida o más original o más valiosa o más encomiable?. Entonces sr. Gustavo cual es la critica que ud ha escrito ó va a escribir sobre el sr. Ivan Thays, que se pone a criticar algo que no conoce o no le gusta , quisas me equivoque por que no soy un intelectual, pero eso no me parece etico, criticar algo sin conocerlo o gustarle, eso es mala leche o ganas de publicitarse y hacerse más conocido como lo ha hecho. También se quien es el Sr Gaston Acurio, ya que gracias a él y otros grandes cocineros peruanos han hecho conocida la comida peruana fuera del país, lo he visto en programas de televisión, en los periódicos, en Mixtura, en conferencias con otros reconocidos Chef internacionales, en canales de televisión, en documentales como Historia a la Carta de Hystory Channel o en otro documental en Sin Reservas del canal Travel & Living de la television extranjera, o en las propagandas de bancos, en propaganda de imagen del Perú, en donde el Estado Peruano pone, como un atractivo turístico,también nuestra comida, acaso es que varios millones de peruanos solo somos come carbohidratos y comida indigesta( eso suena como come basura)he escuchado de él por personas que lo conocen y lo admiran, como seguro podría ser el caso de los Sres. de Caretas y lastima que varios de esos nuevos escritores no se vallan a darse a conocer, por que la figura mediática de estos momentos no va ha estar alli y no van ha tener la publicidad que Ud y él sr. Ivan tienen en estos momentos, ya que yo no sabia quien era ud. pero la critica oportunista que ha tenido y no comparto me ha hecho averiguar sobre su persona. Le agradesco nos permita emitir nuestros diferentes puntos de vista y ojala, ya que ahora se quien es ud. en algún momento lea o escuche algo diferente, gracias.

garsot dijo...

No entiendo por que hay quienes dicen que es lamentable que un peruano critique a otro peruano. Otros incluso lo tildan de traidor a la patria. Si algún día un chef chileno critica nuestra comida, que hacemos? les declaramos la guerra? No hay que ser tan radical pues. A la comida peruana le hacen falta criticas, y no solo a la comida, también a la minería, programas de tv, a los "padres de la patria" y hasta al presidente, sino vamos a pasar toda la vida hechos unos cojudos como gran parte de "mi generación" que no sabe ni quien es Abimael Guzmán. Y decir Quien es Ivan Thays? también es cojudo, aunque no lo lean pero mínimo debes saber quien es. Buen dato el de Sandra. Saludos Gustavo.

Anónimo dijo...

Cada uno mas egocéntrico que el anterior.Solo quieren tener la opinión mas acertada y verdadera sobre las cosas.(thays, Acurio, feveron y todos los que creen poseerla)
Opiniones de personas que "son importantes" por acciones u obras que en realidad no tienen tanta trascendencia,gente que ha recibido premios o otras falacias ortogados por grupos de poder que solo busca su conveniencia.
osea que es importante conocerlos y estar informados sobre eso???. Busquen información importante para sus vida, para su crecimiento personal.
Despierten, no se crean la basura con lo que son alimentados por los medios de comunicación, por los megalomanos lideres de opinion. Dense cuenta, Abran los ojos

Anónimo dijo...

Pregunto, que hace entonces Patricia del Rio de jurado, o acaso Tono Cisneros y Balo Sanchez Leon son criticos literarios a tiempo completo?

LEVIATÀN dijo...

Y bueno, si nadie conocia a Thays pues finalmente logró, de una u otra manera, ser tristemente célebre en el Perú... su opinión es respetable como la de cualquier otro que tenga papilas y paladar, sus comentarios son de lo mas desatinados debido al contexto en que fueron mencionadas... para mi, queria llamar la atención y listo...

Anónimo dijo...

ES realmente horrible el nivel al que ha descendido los comentarios a Thays por una simple opinion, pero de ahi a convertirlo en el martir de la cultura y la responsabilidad por los verdaderos problemas del pais hay un gran trecho.
Thays no es que digamos un preocupado por el pais o sus problemas sociales y culturales, su discurso como se vio en el debate andinos/limenos raya en la discriminacion y el racismo y si critica a Rodriguez de oportunista debio hacer un mea culpa primero por usar el tema "de boga" del terrorismo para marketear su libro.

Juan Pablo dijo...

A Gustavo Faverón:

Suscribo muchas de las ideas que expones, pero creo que la mayor inconsistencia está en que tu problema no debería estar directamente relacionado a Gastón Acurio, sino a la gran mayoría de medios de comunicación, al Estado (por el paupérrimo nivel de educación pública que ofrece y el poco control sobre los sílabos y temáticas en los privados) y al el peruano común y silvestre que se levanta a diario a producir lo suyo, y que es muchas veces fácilmente influenciable y carece de vena crítica. Es en ellos en quienes, creo yo, debes centrar tus reproches. Sinceramente, en este artículo, el intolerante pareces ser tú.

Tu crítica me suena exagerada y envidiosa, ya que Acurio, en mi opinión, no actúa con malicia ni con la intención de hacer daño. Hace empresa y es exitoso. Ha escrito 5 libros de cocina que han cosechado premios afuera (no de género literario, pero constituye un mérito). Ha hecho que el arte culinario peruano (sí, digo arte) sea cada vez más reconocido en el exterior. Se ha convertido en un referente del tema y ha ayudado en todo este proceso a muchos peruanos a surgir en sus negocios. Finalmente, aceptó renunciar a participar como jurado en el concurso de Caretas y te escribió una carta directamente explicándote su inicial intención. Pregunto, merecía él realmente ser el blanco de tus críticas y burlas? Thays criticó nuestra comida y al peruano que, tonta e infantilmente, se sintió ofendido, lo cual considero válido. Sin embargo, tus argumentos me parecen muy triviales e injustos.

Una cosa más, me causa curiosidad como colocas a los literatos (tal vez inconscientemente) en un estrato superior al del resto de mortales. Te cuento que compites con músicos, matemáticos, físicos, cocineros, futbolistas, cineastas, etc. Todos ellos hacen del mundo y de nuestras vidas algo más interesantes y complejas. No te creas más por llamarte intelectual, que suenas al típico caviar revolucionario que siempre pretende hacer y deshacer, pero nunca moviéndose de su cómodo sillón y su amplio escritorio.

Espero algún día poder leer alguna obra tuya y, comprobar a ciencia cierta, todo el concreto aporte que de seguro nos has regalado a todos los peruanos.

Saludos,

Juan Pablo Villa

Anónimo dijo...

Cai por casualidad en esta pagina.....y me dio mucha pena ver como hay personas que hacen de una disconformidad un planteamiento filosofico.
No porque no haya verdad en lo que escribes quiere decir que la forma tenga que ser destructiva.
Tampoco la intelectualidad da necesariamente las bases al exito, y usada negativamente se convierte en un arma que nos viene disgregando desde la Colonia....que pena verdaderamente, y que bien por Gaston que se defiende sin necesidad de usar los bastones de otras personas.
El Chef.....SI es un artista, al igual que un escritor, musico, poeta, pintor, actor, etc....... mucha racionalidad y poco corazon podria convertirse en lo contrario.

Anónimo dijo...

Tu Post huele a envidia y a resentimiento. Tal vez porque un cocinero logró con cuacharones y espátulas lo que tú no has logrado ni lograrás con toda tu "inteligencia": hacer que un país tan dividido como el Perú se sienta identificado con algo que a ustedes los "intelectuales" les parece tan infimo: la cocina.

Eres tonto cuando comparas la arquitectura y la medicina con la cocina, y todo porque a una revista se le ocurrió invitar como jurado a un cocinero. La medicina es una actividad importante. La literatura, no. Ya vez que hasta Gisela Valcarcel, sin haber estudiado literatura, escribió. Y no sólo eso: además vendió muchos más libros que tú y Thays juntos.

En Alemania, país de quien no se necesita decir mucho, hay más de 50 programas de cocina. Y en ellos puedes ver cocinando desde cantantes de Rap hasta intelectuales muy famosos... Y esta gente no se hace paltas! Todo lo contrario: son orgullosos mostrandole a su pueblo lo que ellos conocen de la deutsche Gastronomie!

Tú eres el típico intelectual peruano: el acomplejado que se cree superior a los demas; el que piensa que porque leyó a Flaubert, Kleis, Hessen, Dante, etc., puede menospreciar a aquel cuya única literatura son El Bocón, Ajá, Tromen...

"Cocinero a tu sarten", le dices a Gastón. Y con esa sarte Gastón ha logrado lo que ni tú ni ningún otro intelectual logró: que 80,000 jovenes de todo el Perú que hoy no pueden costearse un estudio en la PUCP (como tú) puedan asistir a un sencillo instituto de cocina y realizarse allí como Hombres y sentirse orgullosos.

Tupac Hidalgo

Anónimo dijo...

Mmmmmm, uh huevo frito! wow! el peruano es un artista! mmmmm!

Marco Zanelli dijo...

Por dónde se empieza. Faverón, es obvia tu amistad con Thays, pero la manera en cómo lo quieras blindar me parece inválida. Saltar a agredir de la nada a Gastón simplemente porque lo invitaron a formar parte del grupo de Caretas (me pregunto por qué no te invitaron a ti y también cuestiono si algún resentimiento subrepticio, porque ese tufillo tiene tu post, no ronda en tu acomodada mente) no solo me parece ominoso sino, también, cabrón. Disculpa el adjetivo, es así. Si a ti te invitan a calificar, no creo que Gastón diga: qué mal, cómo invitan a un blogger cualquiera.

Ahora, disculparás mi ignorancia, mi falta de educación contemporánea en lo que a literatura corresponde, pero tampoco he leído a Thays y no creo tener problemas en querer leerlo, así como a ti que, me imagino, escribes en alguna revista, diario o soporte especializado literario aparte de un blog.

Y si Gastón escribe de esa manera como si estuviera siendo partícipe de un coaching, es su problema. Disculpa pero este post es bastante injusto, bastante tonto, "zoncito", y creo que tu amor incondicional por Thays te ha llevado a tenerle bronca a Acurio.

P.d: Creo como tú que sí debería haber mayor actividad intelectual en el Perú, pero discuto cómo Thays maneja la imagen de la cultura peruana (válida su opinión) y peor aún en un lugar en el que todo se ve de lejos. Aparte que es solo comida, hombre, no es una dictadura. Qué clase de guerra, xenofobia y chauvinismo puede despertar sentirse identificado con la comida.

Mirko Guerrero dijo...

Las ideas son simples, Gaston un chef no deberia opinar sobre literatura. Es evidente que para un proyecto inmobiliario, donde van ingenieros civiles que se dedican al diseño estructural, arquitectos, ingenieros sanitarios y electricos, geotecnicos y algun geologo si se trata de un suelo complicado, no vamos a llamar a un chef; eso de antemano esta supuesto; pero es muy cierto lo que dice Gustavo, ya que el pueblo peruano, hablamos de la inmensa masa y le digo masa porque TODOS piensan igual, siguen al farandulero, al conocido, al que habla facil y al que encanta al estomago,a la vista o al morbo.
Por otro lado no se dan cuenta por ningun lado que este señor esta lucrando, llenando sus bolsillos a costa de la salud de los peruanos, su unico proposito es hacerse mas rico.

No negare que su comida es muy buena, pero si no tiene la mas remota idea de como manejer otros negocios fuera de su cocina y sartenes, deberia quedarse sentado, mirar y aprender, una persona habil haria eso; pero ya cae tan chinche que quiere cambiar por completo las costumbres. Por ejemplo: SEVIR BUFFET EN UN CONCIERTO?, aun soy joven, no llego a los 30 años y creanme me causa desazon y fastidio leer algo asi, hasta donde yo se y la mayoria sabe, a un concierto se va a tomar, bailar, cantar y a lo mucho comerte una tipica hamburguesa, pero comer un arroz con pollo mientras miro como canta gianmarco? jajaj que payasada, es tan gracioso como querer construir un una edificacion de dos pisos, donde el primero es de acero y el segundo de madera, se ve antiestetico, absurdo y NO SEGURO, a este paso iremos al estadio a comer y al cine a comer....

EdgarFroese dijo...

Es increible constatar que la mayoria de personas sólo vean ataques personales en cuanta crítica se haga a personajes tan públicos como Gastón Acurio o Nadine Heredia. Por ejemplo meterse con Nadine es atropellar contra la mujer peruana, en el caso de Gaston es meterse con la peruanidad misma. En cuanto a Gastón no están en cuestión sus elocuentes méritos de chef y empresario. No está mal que una gran cantidad de peruanos se identifiquen con él, un profeta en su tierra y más allá. Pero de allí a aceptar sin remilgos que lo tengamos hasta en la sopa, metido hasta en concursos literarios me parece francamente un exceso. Si no esta capacitado para ejercer de juez literario, no lo está y punto. Su actividad de chef no anda ni cerca de lo que son las letras. Vargas LL., en cambio, si califica para una justa de cine porque la narrativa y el lenguaje son de su amplio conocimiento. Espero que nuestros próximos campeones de box o de surf no estén también involucrado en temas que no les competen.

Anónimo dijo...

Creo que los dos son muy buenos en lo que hacen, pero, su soberbia (muy conocida)hace que caminen por la vida opinando sobre temas que no les compete, por el simple hecho de levantar polvo y mantenerse en la cresta de la ola.
Igualmente, pienso que a la Sra. Heredia de Humala, le es facil parecer una representante y defensora de la mujer peruana, cuando cuenta con el erario nacional para ello.

Anónimo dijo...

Defenitivamente, concuerdo con lo expuesto por Gustavo Faverón Patriau. Yo soy un novel escritor (tengo 19 años) y, si participo en un concurso literario, deseo que me califiquen personas que sean conscientes de qué cosa es lo que han de calificar. No niego que el señor Acurio haya leído una cantidad respetable de obras literarias; sin embargo, esto no lo hace una persona apta para que aplique, en un concurso literario, la CRÍTICA LITERARIA (es inevitable que esta sea desarrollada). Espero que la gran mayoría de los lectores de este humilde comentario concuerde en que, en las competiciones literarias, deben desempeñarse como miembros de jurado las personas que tengan un contacto CUASI cotidiano con la literatura. Soy un participante del Concurso de cuento de las 1000 palabras del año 2013.

Anónimo dijo...

Hola Buenos Dias!
Es muy feo hablar mucho de una persona creyendo que la conocemos y sobre todo hacer un análisis muy limitado y superficial. Me parece que hay cosas más allá del cocinero que tú ves y muchos se han dado cuenta. A mí no me importa el éxito o fracaso profesional de Gastón Acurio es algo que no le envidio, como muchos por acá, lo q importa y hace q esté de acuerdo con él son sus ideas y su forma de ver al peruano de cualquier parte. Agradecería que el autor publique sus trabajos con las comunidades campesinas o pequeños agricultores o algún trabajo en bien de los peruanos. Hablar de intelectualidad en un país donde millones ganan 800 soles es superficial. Primero contribuyamos a que haya justicia, igualdad y respeto entre los peruanos y después hablemos de los Vargas llosas de los de soto, etc. etc. Nuestro principal y más grande defecto es la envidia, la envidia ciega, limita y empobrece al ser humano.
Saludos