9.4.12

A la revolución (como turista)

...
Si a uno le dijeran que el paraíso terrenal está en una isla no muy lejana y uno lo creyera firmemente, ¿qué clase de obstáculos tendrían que levantarse para que uno no intentara llegar hasta ella?
  
He pasado los últimos veinticinco años de mi vida escuchando a personas muy distintas entre sí referirse a Cuba como una suerte de modelo de consecuencia revolucionaria, una sociedad infinitamente superior a cualquier democracia formal, más alta moralmente pese a sus problemas materiales, un ejemplo a seguir.

Está claro que cada vez son menos los que piensan así, pero no menos claro está que siguen siendo muchos. Camila Vallejo, la lideresa universitaria chilena, es un ejemplo de que la idea sigue viva incluso en la última generación.

Sin embargo, la migración de latinoamericanos a Cuba, incluso la migración de intelectuales socialistas latinoamericanos a Cuba se detuvo hace décadas. Hoy casi nadie elige vivir en Cuba si el destino no lo ha condenado a ello. Y durante décadas hemos visto los esfuerzos de los condenados por escapar.

El destino más común de los intelectuales de izquierda que migran fuera de sus países son los Estados Unidos, y a veces desde esa sociedad en la que amplían su educación y encuentran trabajo y posibilidades de investigación, siguen, curiosamente, dibujando la silueta del paraíso con la forma de la isla caribeña, y siguen repitiendo que el verdadero monstruo es la sociedad americana, en la que ellos viven sin haber sido obligados, cuya residencia buscan esforzadamente, cuya nacionalidad asumen apenas pueden.

Algunos, cada cierto tiempo, peregrinan a Cuba, se quedan allí una semana, un par de semanas, o quizás solo tres días: han ido para un congreso; sus pasajes y su estadía los ha pagado una universidad norteamericana. Y ellos, mártires por vocación, vuelven a la entraña del monstruo a seguir siendo eternamente masticados por la mandíbula del capitalismo, no sin antes pasar la boleta de sus viáticos y esperar el reembolso.

¿Qué encuentran en uno y otro sitio? ¿Qué los hace preferir el lugar que abominan por encima del lugar que idolatran?¿Por qué eligen pasar una vida entera perdonando los pecados y los horrores de la dictadura más longeva del hemisferio mientras sumergen su día a día en el infierno de la sociedad consumista, del capitalismo que más abyecto juzgan?

Voy a dejar la tercera persona, porque yo mismo me considero más de izquierda que de centro y yo también escogí vivir en los Estados Unidos y trabajar dentro de la academia americana. Cada vez que pienso en la cultura cubana, admiro en ella lo que fue creado antes de Castro y ha sobrevivido, lo que fue creado durante el régimen de Castro a contrapelo de la hegemonía gubernamental, bastante de lo que fue creado en el exilio por los ex-revolucionarios que notaron la descomposición de su sueño original o por quienes fueron opuestos al régimen desde un principio, y lo que los jóvenes cubanos hacen en Cuba hoy, desafiando a la represión del régimen, acosados por los despojos del régimen, perseguidos por pensar distinto (Yoani Sánchez, Porno Para Ricardo).

Son realmente pocos los productos de la revolución cubana que me despiertan admiración. Uno puede admirar la alfabetización pero no es fácil olvidar que la educación cubana es un instrumento dogmático y monológico; se puede admirar los avances en ciertos campos de la medicina, pero ¿cómo olvidar la pauperización en que viven los profesionales de la salud?

Uno puede admirar pequeños triunfos simbólicos como el desarrollo excepcional de la danza moderna, pero sabemos que miles de niños cubanos son empujados por sus padres hacia esa vocación porque si llegan a formar parte de un elenco nacional de danza tendrán la alimentación y el acceso a servicios de salud y a viviendas decentes que para los otros niños cubanos son escasos.

Me cuesta trabajo creer que, para sentir un compromiso sincero con la idea de libertad desde la izquierda uno deba olvidarse de las cárceles para minorías políticas, sexuales y religiosas y los fusilamientos sumarios conducidos por el Che Guevara; que sólo para mantener a Cuba como símbolo de la lucha contra el abismo de la injusticia social uno deba hacerse el ciego ante la existencia de la aristocracia fidelista, la creada por la camarilla de los hermanos Castro, que goza de privilegios que nadie más tiene en Cuba.

Se me hace difícil celebrar la mal llamada "música de protesta" cubana, que sólo protesta contra los males de otras sociedades pero enmudece cobardemente ante los atropellos locales (y que nada dice cuando los líderes de bandas punk que sí protestan contra los hermanos Castro acaban cada concierto con sus huesos en la cárcel).

Se me hace difícil, como escritor, tragarme la vergüenza forzosa de los escritores obligados a disimular o a silenciarse, o a retractarse y bajar la cabeza (y más difícil aun aceptar que la literatura cubana, alguna vez la más floreciente y osada de América Latina, se haya convertido en una lamentable sombra de sí misma en las últimas décadas); se me hace difícil imaginar que una sociedad genuinamente igualitaria necesite de un régimen policial para obligar a sus ciudadanos a aceptar la felicidad.

El problema de la izquierda latinoamericana con Cuba es que demasiados izquierdistas traicionan el corazón de su sueño igualitario anteponiendo a la realidad palpable, ultraconservadoramente, el valor de un discurso que hace mucho tiempo dejó de reflejar esa realidad: prefieren imaginar que Cuba no es lo que es sino lo que quizás habría sido si las cosas hubieran funcionado como fueron soñadas por unos cuantos hace más de medio siglo.

Pero Cuba no es eso. Y los izquierdistas lo saben. Ese es el motivo por el cual las balsas que viajaban a Miami no se encontraban en medio del mar con otras balsas llenas de intelectuales de izquierda camino a la isla. ¿Quién arriesga su vida para escapar del paraíso? ¿Quién no la arriesgaría para escapar del infierno? Más fácil es hacer lo de Camila Vallejo: viajar a Cuba un par de días, llevar en los anteojos de sol la realidad que quiere ver, distraer la mirada ante la realidad real, regresar a su país con las noticias de un Edén al que --lo sabe en el fondo de su corazón-- por nada del mundo se iría jamás a vivir.

¿Y los que nos quedamos en los Estados Unidos? Está claro que aquí podemos pensar lo que querramos pensar y podemos decirlo. Es cierto que acá uno puede ser eventualmente víctima de una mirada torcida e incluso --aunque no me ha pasado en estos doce años-- del rencor de un americano al que no le guste escuchar que un extranjero hable mal del país que lo recibe. Esa situación es excepcional y no mayoritaria. A quien se vaya de Estados Unidos, local o extranjero, nadie lo llamará gusano, porque nadie espera que sea un requisito moral coincidir con los dictámenes del gobierno ni con los caprichos o los dogmas del gobernante, ni nadie espera que uno renuncie a su libertad para honrar la megalomanía de un puñado de falsos iluminados.

Resulta curiosa la ceguera voluntaria de Camila Vallejo. Como muchos otros, atribuye la pobreza de Cuba al bloqueo dictado por los Estados Unidos, bloqueo que Estados Unidos debió terminar hace muchos años, no por las razones que mucha gente de izquierda propone, sino para hacer evidente que las grandes derrotas cubanas del último medio siglo han sido derrotas autoinfligidas.

Hoy que Cuba se ha convertido en una monarquía hereditaria, no deberían quedar dudas acerca del origen de sus males: ¿qué comunista chileno sinceramente podría desear que Chile se transforme en ese páramo de pobreza y autoritarismo autárquico que es Cuba hoy? Con la existencia de modelos tan exitosos como el de Brasil, ¿qué sentido tiene para la izquierda latinoamericana aferrarse a las ruinas de lo que alguna vez pareció su mayor triunfo y desde hace mucho es su peor derrota?

Yoani Sánchez, la heroica bloguera cubana, invitó repetidamente a Camila Vallejo a que, durante su tour por Cuba, se deshiciera por unos minutos del programa construido para ella por la dictadura y aceptara sostener una breve conversación con la cubana. Vallejo no se dio por enterada y eligió ver en Cuba lo que el castrismo le permitió ver.

Famosa por las protestas que condujo en Chile en favor de una reforma universitaria, Vallejo fue a La Habana a hablar ante una asamblea de la Federación de Estudiantes de Cuba, ignorando olímpicamente el hecho de que a los miembros de esa federación les esté enteramente prohibido hacer en Cuba lo que ella hizo en Chile: protestar contra el gobierno.

El dogmatismo ciega y las actitudes ovejunas de obediencia miope (como la de Vallejo ante los Castro) pueden destruir la credibilidad de cualquiera que se quiera presentar como rebelde en el contexto de una nación pero elija como modelo una sociedad policial en la que a ella le resultaría horroroso vivir. Yoani Sánchez merecía por lo menos la solidaridad de Camila Vallejo, merecía por lo menos que la otra la aceptara como interlocutora, pero la chilena eligió pasearse por La Habana como Sean Penn se pasea por Caracas: viendo la película que quiere ver, sin distinguir entre la ficción deseada y la imperiosa realidad. Lástima.
...

35 comentarios:

Claw dijo...

Yo suelo comparar a las personas como la Señorita Vallejos, con los cristianos conservadores. Se han formado una visión del mundo a punta de repetir avemarías y dogmas comunistas que ya no tienen aplicación en el mundo real (y desde hace varias décadas).

La señorita Vallejos no solo sufre de ceguera selectiva como turista en Cuba, también la sufre al liderar al movimiento estudiantil, centrándose exclusivamente en el aspecto económico (gratuidad) y olvidándose de otras cosas como la regulación de las carreras, la mejora de los profesores (acompañada por un dirigente del profesorado que no se hace cargo de la educación) y un largo etc.

Para mí, es igual a una "niña bien" del lado Pinochetista, haciendo oídos sordos a los horrores de la dictadura: "No te metas con mi Tata Fidel, que él si que sabe".

Es el problema con repetir las cosas con los oídos tapados, ya sean "Dios te salve María", "Abajo la Burguesía" y "Arriba Pinochet", es que terminas cerrando los ojos y olvidando que la realidad es mucho más compleja que la que esos dogmas nos quieren hacer entender.

(Y tildando a los que no nos tragamos esos dogmas como "poco comprometidos" o tachados simplemente como "el enemigo")

Comparto las opiniones vertidas en su Blog, saludos desde Chile

Anónimo dijo...

Tú te quedaste viendo el canal gringo, enchufado en el hielo glacial de Maine muriéndote de frío, deja a la muchacha que quiere ver la otra cara de la moneda y tomarse un poco de sol.

Anónimo dijo...

En el Perú todavía hay quienes rechazan al dictador Fujimori, pero le prenden velas a los Castro. Ambas dictaduras son nefastas. Todas las dictaduras deben ser denunciadas y rechazadas siempre. No hay dictadura buena.
Miguel Torres Reyna

Anónimo dijo...

Podemos coincidir en varios aspectos,sin embargo hay algo que de verdad no entiendo, ¿ que de heroica tiene la blogera Sanchez? conocida en varios lugares menos en Cuba,como ser heroica desde un computador,escribiendo artículos primariosos,huecos y que de disidentes no tienen nada, como ser heroica y no tener esa pasión...Heroicas luchas de disidentes son aquellas como las que hizo Tortsky contra la dictadura estalinista( y no me vayas a decir trotskysta,por el simple hecho de recordarlo)o las que encabezaron los estudiantes en el 89 contra la dictadura China y que fueron cruelmente aplastados en Tianamen... cuando el digno pueblo Cubano derroque la dictadura castrista, no lo harán escribiendo artículos fofos pero bien remunerados por los "demócratas" del exterior, lo harán por la vida y con pasión ...algo que Yoani Sanchez no tiene...

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Una cosa que Yoani Sánchez tiene es su firma al final de sus artículos. Se te olvidó la tuya.

Julio dijo...

Si pues criticar a los Castro es tomado por muchos jòvenes como una renuncia a la solidaridad, el deseo del bien comùn etc.

Rafael Dumett dijo...

Es cierto que da pena -en el sentido peruano y en el mexicano- ver a Camila Vallejo validando con su presencia la dictadura castrista y haciéndole mimos a Castro, lo que, por lo menos a mí, hace que se me caiga. Pero puedo comprender su reticencia a encontrarse con Yoani Sánchez. No todos tienen de ella la idea tan heroica que manejas, y que comparto. Algunos le reprochan - a mi parecer, absurdamente- que "nadie la conozca en Cuba", donde el gobierno ha diseñado una descarada política de represión informativa contra Internet, haciendo inaccesible para el cubano común y corriente el costo de la conexión a la red. Algunos rechazan su estilo de escritura, que yo encuentro bastante refrescante, aunque aquí es cuestión de gustos. Pero también circula la especie -confirmada o no- de que Yoani es financiada de manera indirecta por los Estados Unidos, lo que podría ser cierto si nos atenemos a la manera en que opera Yoani -depende fundamentalmente de la ayuda de amigos extranjeros para difundir su blog- y la política contemporánea de los Estados Unidos con respecto a la isla: no enfrentarse al gobierno, pero sí apoyar logísticamente a la disidencia. Ojalá que esto sea un producto de la contrainformación de la inteligencia cubana, digna heredera, para mal y para mal, de la abeja reina soviética. Pero esta debe ser la visión de Camila con respecto a Yoani, el de una disidente pagada por los Estados Unidos.

Anónimo dijo...

...ah ese no es problema soy Alberto Huaman estudiante de Derecho de la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco...Beto para mis amigos...

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Beto, comencemos por una cosa: la idea de que los textos de Yoani Sánchez son pagados por EEUU se origina en el gobierno de Cuba. No sé si la dictadura es la fuente más confiable para juzgar a quienes etán contra ella. Por otra parte, si así fuera, ¿quieres aclararme qué de denigrante tendría el recibir dinero por un trabajo a tiempo completo contra una dictadura? ¿O por qué son heroicos los que mueren en una plaza y no los que asumen la voz de millones que son mantenidos en silencio forzoso por un estado policial? Y no sè de nada más tonto que acusar a alguien de "ser conocido en cualquier parte excepto en Cuba? ¿Por qué es Yoani Sánchez poco conocida en Cuba? Obviamente, porque existe una terrible censura. ¿Las víctimas de la censura son culpables de la censura? Hay que ser un poco más consciente de lo que se dice.

Anónimo dijo...

Estoy solo parcialmente de acuerdo con tu post. Todos somos seres complejos y contradictorios y alcanza la "soñada coherencia" es imposible. Estoy de acuerdo en que Camila intentó defender lo indefendible, el régimen cubano se metió cabe solito hace muchos años y defenderlo por defender el pensamiento de izquierda es lo más tonto que cualquier izquierdista puede hacer. Ahora, tampoco veo gran mérito en Yoani Sánchez. Sí, es una subversiva en tanto desafía lo prohibido en Cuba, su propia expresión. Y sin embargo, ¿qué hace con eso? ¿Qué sabemos gracias a ella que no supiéramos antes de ella? La estudiante chilena, al menos, obligó a la clase política de su país a discutir el modelo entero de su educación nacional, y eso me parece un gran mérito. Y en fin, cada quien elige sobre qué hacerse el de la vista gorda. Tú, por ejemplo, pese a tu inteligencia y lógica, has defendido muchas veces lo indefendible cuando se ha tratado de Israel. Y aún así te respetamos.
Saludos.

Anónimo dijo...

Modelo exitoso el de Brasil? Señor Faverón, usted le llama éxito al modelo extractivista y que está destruyendo la Amazonía,dinamitando el ecosistema. Usted se alarma, con justa razón porque hay cubanos que sacrifican su vida en precarias valsas, pero no se ha cuestionado miles y niles de peruanos que emigran y siguen emiogrando al extranjero a pesar del rtam mentiro auge économico que hay aquí. Es verdad que la dictadura de Cuba es lamentable, pero más lamentable aún es que se pretenda poner a Cuba como el modelo dictadura única. ¿Por qué no hay una sencura unánime ante una dictadura nefasta como la de China que trafica con gobiernos abominables como Birmania?¿Será porque el modelo de la china capitalista que le vendio armas a Irán en el en la masacre de darfur no le importa a nadie? ¿Quién se sonroja por los miles de niños que son explotados en la minas de jade en Birmania? En Cuba hay un dictadura que defasada, es verdad,pero no es la única sabe. Acá en Perú hay una dictadura, y es la del dinero, la de los medios de comunicación. La del que tiene plata y se puede atender en una clinica con la seguridad de que no te van a tenr esperando horas. L dictadura que ete imponen las farmaceuiticas que comercian con las salud de los millones de peruanos ¿Libertad, dónde? La de las AFPS, la de los bancos usureros.

Tank Abbott dijo...

Beto del cuzco...te acaban de meter un talonazo en toda la ñata...espérate que alguien más se ponga las pilas y te harán un mata leon o un angelito invertido (si es que están creativos)...en otras palabras, piensan antes de darle al teclado, sino.....vas a pillar

Esthermaría dijo...

Mi querido Gustavo:

Qué conmovedor resulta para mí que digas esas cosas. Nosotros los cubanos que vivimos en USA ya estamos cansados de repetirlas y que nos miren como a verdaderos gusanos, malagradecidos y reaccionarios. Esa inmovilidad en la cabeza de la izquierda para todo lo relacionado con Cuba es algo que mantiene a mi país todavía más paralizado. Y fíjate, aquí en tus comentarios puede verse como el rumor nunca probado de que Yoani está financiada por los Estados Unidos tiene enseguida ciegos seguidores dispuestos a jurarlo. Claro que Yoani se conoce poquísimo en Cuba, donde casi nadie tiene acceso a internet, pero su batalla de hormiguita les ha hecho mucho daño a nivel internacional, y ya no saben qué inventar para desprestigiarla. No obstante, efectivamente, son muchos los que aún juran por lo que imaginan como un paraíso, sólo porque los jerarcas del paraíso, que son los únicos que viven paradisíacamente, sostienen que todos nuestros males provienen de Estados Unidos. Muchos que, como dices tú, han elegido este "infierno" para vivir y sólo visitan el paraíso para tomar sol o maravillarse con la cultura de los cubanos...
Un abrazo y gracias por tu mensaje de cumple,

Esthermaría

Esthermaría dijo...

Mi querido Gustavo:

Qué conmovedor resulta para mí digas esas cosas. Nosotros los cubanos que vivimos en USA ya estamos cansados de repetirlas y que nos miren como a verdaderos gusanos, malagradecidos y reaccionarios. Esa inmovilidad en la cabeza de la izquierda para todo lo relacionado con Cuba es algo que mantiene a mi país todavía más paralizado. Y fíjate, aquí en tus comentarios puede verse como el rumor nunca probado de que Yoani está financiada por los Estados Unidos tiene enseguida ciegos seguidores dispuestos a jurarlo. Claro que Yoani se conoce poquísimo en Cuba, donde casi nadie tiene acceso a internet, pero su batalla de hormiguita les ha hecho mucho daño a nivel internacional, y ya no saben qué hacer para desprestigiarla. No obstante, efectivamente, son muchos los que aún juran por lo que imaginan como un paraíso, sólo porque los jerarcas del paraíso, que son los únicos que viven paradisíacamente, sostienen que todos nuestros males provienen de Estados Unidos. Muchos que, como dices tú, han elegido este "infierno" para vivir y sólo visitan el paraíso para tomar sol o maravillarse con la cultura de los cubanos...
Un abrazo y gracias por tu mensaje de cumple,

Esthermaría

Anónimo dijo...

La izquierda que migra a USA inmediatamente se alinea a la agenda radical del partido democrata. Se convierten en "bleeding heart liberals", por supuesto con los beneficios academicos y laborales pertinentes.

Se alinean detras de los que promueven el aborto, el seguro medico gratuito, la enseñanza gratuita, la libre inmigracion y demas "entitlements". Torpedean a los republicanos cada vez que pueden.

Asi que tienes razon: para que migrar a una revolucion "realmente existente" cuando "escribir" de ella es mas rentable.

Best,
Rafael E.

Anónimo dijo...

Por eso te admiro Gustavo, porque con tu pluma demuestras que una persona puede ser de centro-izquierda y aun así, mantener una postura firme y crítica frente a las injusticias y crímenes que se cometen en los regímenes autoritarios de izquierda. Me da gusto confirmar una vez más que no solo eres inteligente y sensible sino que también eres coherente y una persona de principios que está dispuesta a defenderlos sin descanso y sin miedo al que dirán y que rechaza y denuncia los atropellos a los derechos humanos vengan de donde vengan. De verdad, te felicito por ser quien eres, un luchador real, con un corazón que sabe ver más allá de las nacionalidades y los tintes políticos, un corazón que late por los oprimidos, los olvidados y los silenciados. Extiendo también un abrazo sincero a Yoani y a todos aquellos que combaten las dictaduras con valentía y con la única arma noble que ha inventado el hombre: la palabra.

Saludos y que tengas una buena semana.

A.H.

Anónimo dijo...

Coincido con tu posición Gustavo y aplaudo la firmeza con la que siempre pides que los derechos humanos sean respetados (en todas las partes del mundo). Hay dictaduras de derecha y de izquierda y los abusos que la gente soporta bajo esos sistemas deben ser rechazados por todos, especialmente por los liberales de derecha y los izquierdistas democráticos ya que ellos siempre dicen que la libertad de expresión y la libertad ideolóogica (entre otras) no deberían ser pisoteadas (y aquí no hay pretexto que valga).
En fin, esta carta a Camila Vallejo también me pareció muy interesante y conmovedora: http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/carta-abierta-a-camila-vallejo-275642
Dejo el link para abrir una ventanita más a la otra cara de Cuba, que el oficialismo tanto se empeña en ocultar.

Anónimo dijo...

Rumor nunca probado? Ahi esta los Wikileaks confirmando fehacientemente que Yoani es pagada por los EEUU para hacer propaganda.
ES cierto que se necesita una transicion democratica en Cuba pero no la que los gusanos de Miami quieren, volver a que Cuba sea el burdel de USA y que su gente mano de obra barata de sus empresas.

Arevalo dijo...

No hay que olvidarse que usted señor Faveron, escribe desde su paradisiaco lugar en Maine comiendo langostas, solventado es decir, "Muy bien pagado por éste sistema capitalista” el cual es completamente indefendible, basta ver de cerca lo que sucede en el mundo, cuanta muerte a su paso a ocasionado el Capitalismo y usted se muere por defender el capitalismo, quizás sólo le falta hacer flamear la bandera de la "libertad" la cual nos cuesta a todos los que vivimos en el patio trasero de ese lugar que eligió usted para escribir y llenarse la boca viendo de lejos lo que sucede con los hermano chilenos, quizás usted no sepa de las angustias de las familias de Latinoamérica para conseguir un pan, usted no sabe lo importante y a veces inalcanzable que resulta conseguir una buena educación para sus hijos, es por eso que es tan importante la gratuidad de la enseñanza, usted incluso habla sobre lo que puede pensar una persona como la señorita Vallejos “PURO PREJUICIO FAVERON”, para que señoritos de esta sociedad armada por pensadores como usted crean que posteando su artículo van a mejorar la sociedad, no hace más que confundirlos, porque ese es su trabajo.
Es su objetivo señor Faveron bien lo sabemos quiénes vemos la miseria de mucha gente gracias al sistema capitalista que usted tanto defiende.
Éste sistema no va más, y no hablo de comunismo ni socialismo, sólo nos queda armar una sociedad más justa y equitativa, solidaria donde la riqueza sea mejor distribuida, para que muchos más puedan tener las facilidades que usted tiene para escribir, pero sin venderse al mejor postor .
Arévalo.
Perú.

Anónimo dijo...

jaja, el último comentario me dio mucha risa. En realidad, a algunos solo les falta decir que Gustavo también recibe dinero de los EE.UU. para escribir artículos como este ¿y así se atreven a hablar de PREJUICIOS? el colmo. Ese es un argumento hueco y facilista pero por lo visto es el más "efectivo".

Barbas en remojo dijo...

No, pues, no se trata de que la realidad cubana oscile entre el burdel precastrista y la dictadura castrista. Estoy absolutamente convencido de que los cubanos son capaces de instaurar un modelo que no sea ninguno de esos dos polos maléficos. Pero para que eso sea posible, los cubanos deben ser libres. Y precisamente es eso lo que su gobierno les prohíbe: libertad.

Cuando te quitan la libertad, te están subestimando. Te están diciendo: tú sin mí no puedes. ¿Cómo el Estado cubano puede decir que quiere a su gente, si la subestima, si la amarra "para que no se haga daño"?

Esto es bastante simple. Y lo que he dicho no es de izquierda ni de derecha. Creo.

Rodrigo Kuang dijo...

Este post me llegó a través de un enlace en Facebook, y también ha sido comentado entre amigos de la red social. La coincidencia en la mayor parte de sus argumentos con el pensamiento intelectual de cubanos en el exilio es apabullante. Y precisamente aquí está el primer detalle a tener en cuenta por quienes aún defienden el modelo estalinista tropical: el presente debate sería imposible, no ya en la prensa cubana oficial interna, sino también en las páginas que el gobierno pone en internet para promocionar sus versiones políticas, y donde se borran de inmediato los comentarios incómodos. La web Cubadebate (donde paradójicamente el debate es sólo un mal chiste) sería un buen ejemplo de lo que mucha gente decente no desearía jamás como modelo comunicacional, sea de izquierda o de derecha.
A estas alturas resulta infantil hacer divisiones éticas entre capitalismo y socialismo, y francamente ya es oligofrénico que muchos izquierdosos se la pasen haciendo cómputo de los males capitalistas, como si ello fuese inversamente proporcional a los beneficios del socialismo. Habría que haber vivido en Cuba por décadas para entender que nuestro país no es socialista ni nada parecido, que esos aparentes logros sociales también existen en otras partes en mayor o menor medida, y que, si acaso, prima un capitalismo de estado, despiadado y sin coherencia económica, que no sólo ha hecho a la isla dependiente (primero de los soviéticos y ahora del petróleo venezolano) sino que ha dejado en ruinas a la industria, a la agricultura, a la ganadería y a la propia honestidad ciudadana, metida en una corrupción (tolerada) a todos los niveles. O sea, no hay socialismo ninguno para comparar. Esto es lo que tenemos, ya sea en Perú, en USA, en China o en Cuba. Sólo cambia el modo en que se controla el pensamiento, el modo en que se manda, se censura y se margina.
Fidel Castro recibió financiamientos externos para hacer su revolución. Preparó un yate armado hasta los dientes en México, recibió fondos de muchas partes, y ahora pretende que quien lo haga (en su contra) es un mercenario al servicio del imperialismo. A mí tampoco me consta que Yoani Sánchez reciba dinero del exterior, pero si lo hiciera ¿dónde está lo inmoral?... Un hecho concreto es que la propaganda oficial ha hecho de ese argumento su evangelio. Las Damas de Blanco son mercenarias, Gorki es mercenario, los bloggeros contestatarios son mercenarios. Vamos a ver, la definición de mercenario es la de alguien, preferentemente extranjero, al que se le paga para pelear. No es el caso de la gran cantidad de blogs que cada día aparecen (la mayoría fuera de Cuba, pero ya no son pocos los de adentro) a los que no habría arca imperial capaz de pagar sin quedar en quiebra. No se vale decirles mercenarios porque - incluso en el caso extremo de que reciban dinero de los Estados Unidos - representan (y luchan por mejorar) a su propia patria, no por anexar la isla al imperio. Y si los disidentes de adentro, privados automáticamente de ganarse la vida en trabajos convencionales, controlados todos por el estado, aceptan financiamiento del exterior por simpatizantes de diversa índole ¿dónde está el horror?
Yoani no es una heroína. Ni creo que quiera serlo. Apenas es alguien que escribe lo que piensa y que encontró su mecanismo personal para divulgarlo en el mundo. Tan simple como lo que hacemos la mayor parte de nosotros viviendo en sociedades democráticas (democracias con defectos, de acuerdo, pero no dictaduras) que podemos plasmar lo que queremos en un simple muro de Facebook sin temor a que llegue la policía política a encerrarte por "propaganda enemiga".

Anónimo dijo...

Patetico articulo en el Grancombo Club.

Rendon si puede vivir de los impuestos que pagan los ciudadanos americanos, pero cuando estos se destinan a luchadoras por la libertad en otros paises, rendon se enoja y lo censura.

Cuando el dinero va a su bolsillo es "trabajo", cuando va al bolsillo de otros es "intervencion".

Que diria Rendon si la universidad de new york recibe a la bloguera cubana como parte de su staff academico?

Por que el si puede trabajar en USA y la bloguera no?

Doble rasero Rendon.

Esthermaría dijo...

Check this out: http://chileajeno.cl/2012/04/como-es-posible-que-haya-escuchado-en-solo-tres-dias-la-voz-de-un-pueblo-que-ha-estado-silenciado-por-53-anos/

Yago dijo...

Es muy delicado el balace que un imigrante Latinoamericano en los Estados Unidos ha de hacer para no pecar de Ultra Americano y creerse o querer ser mas Americano que los mismi Americanos, ya la vez de no entrar al circulo vicioso de pensar que los Americanos son los culpable de todo.

Uno tiene que ser consiente de la realidad que vivió y en la que esta vivendo, y no se puede generalizar a un pueblo tan mixto en ideas, religiones, culturas y razas como la americana. Pero tampoco se puede manter ignorante a la ceguera nacional americana, ya sea impuesta o voluntaria, de no querer criticar a su propio Gobierno cuando es necesario y de ver que sus decisiones electorales afectan al mundo entero. La percepción historica del America, tanto en su propia historia, como su participación en la historia mundial, es una historia parchada e incompleta, en donde se ignoran altamente periodos incomodos para el gobierno, manteniendo a la población ocupada en la demagogia y retóricas del momento.

En Estado Unidos existen 3 realidades, la del Gobierno, la que los medios de comunicación y prensa quieren hacer creer a la población que la realidad que el Gobierno y las multinacionales quieren pintar es la realidad que han de aspirar y creer. De ahí viene la realidad del Americano de a pie, la cual, en los últimos 4-5 años, se ha ido alejándo dramáticamente de las 2 primeras realidades.

El immigrante Latinoamericano se da cuenta de esto, ya que ha sido entrenado a cuestionar a sus gobiernos, políticos, su sistemas e ideales. Esto genera un grado de frustración al ver que el pueblo americano no reacciona. Ademas, cuando inmigrantes latinoamericanos llegan acá se dan cuenta que muchos salieron de la miseria generada por las cruentas guerras civiles fomentadas y generadas por Gobierno Estadounidense, o simplemente huyeron de la explotación que nuestros países perpetúa en la población a través de la corrupción política - corporativa, manteniendo el sistema de explotación vivido ya desde hace muchísimos años en toda Latinoamerica.

No es lo mismo vivir en la Provincia de Roma que en Roma misma. Un crea una perspectiva mas completa, se cierra el circulo.

Mafalda Power dijo...

Anónimo del 10 de abril 08:24
A Cuba se le decía previo a la revolución el burdel de USA, pero ahora es el burdel de todos los turistas que van a sus resorts.
Estuve el año pasado en Varadero con mi esposo y no te imaginas como se "venden" hombres y mujeres por unos CUCS.
Nuestra guía en La Habana y el chofer del carro que contratamos eran profesionales, ella ingeniero químico y él ingeniero aeronáutico, pero ambos trabajando en turismo.
Lo que más pena me dió fue que se creían que todo era una maravilla, o lo que es peor nos "tenían" que decir que era lo mejor.
Libertad es lo que les falta!
Para acceder a la web como turista tienes que comprar una tarjeta que te permite entrar con las justas al hotmail.

Anónimo dijo...

Las universidades publicas americanas brindan especial apertura hacia minorias y profesores extranjeros. Por que?

La razon es simple. No por que tengan interes academico, sino por que asi el gobierno de los estados unidos proyecta la imagen de "reciprocidad" y ayuda hacia otros paises.

Al final, la bloguera cubana y Rendon se benefician de las mismas oportunidades y la misma politica exterior americana. Ambos comen de la misma mano.

Anónimo dijo...

Sr. Faverón:
¿Qué es exactamente lo que admira de Cuba que fue creado antes de Castro y ha sobrevivido? Es un punto que quizá sea pertinente ampliar pues puede aparecer la conocida frase: "... si Cuba era el burdel de Estados Unidos"
Saludos.

Anónimo dijo...

Si no hay ningun problema en que Yoani reciba dinero de USA, entonces que lo ponga abiertamente en su blog "auspiciado por el gobierno de USA".
La credibilidad de Yoani estaba fundada en que supuestamente era una bloguera independiente, una ciudadana como las demas que daba su parecer de lo que ocurria en Cuba. Ahora se sabe que esto no es cierto y lo que es peor esta al servicio de un sector de cubanos de USA que no tienen los mas minimos escrupulos que fueron capaces de financiar y organizar atentados terroristas, y que no les importa un minimo el bienestar de los cubanos sino sus intereses comerciales. Pobre Cuba si cae de nuevo en las garras de esos tiranos.
Hay suficientes opositores al regimen cubano dentro y fuera que no recurren al dinero facil de los exiliados cubanos mercartilistas, esas son las voces que se deben escuchar, en su mayoria piden una transicion democratica que preserve lo mejor que dejo la revolucion y se deshaga del lastre del autoritarismo.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Anónimo: no existe NINGÚN cable de Wikileaks ni ningún otro documento de ningún tipo que indique que Yoani Sánchez haya recibido alguna vez dinero del gobierno americano ni de ninguna otra entidad americana. Nunca. Es simplemente una invención intrigante. No sé cómo decirlo más claramente.

importacion.amores@gmail.com 96689378-83620147 dijo...

Yo también condeno la Dictadura que tiene lugar en Cuba, cuando pienso en esas personas que no tienen derecho a pasar el fin de semana en algún centro comercial cotizando sus nuevos tenis Nike, los últimos best seller de autoayuda en la feria del libro por módicas sumas o, porque no decir, en los parques y kilómetros de áreas verdes gratuitos del sector poniente de nuestra capital (Pudahuel, Cerro Navia, Maipú, etc) o de otros lares (La Pintana, El bosque). Condeno a Cuba sobre todo por que un asado con los suegros que amorosos vienen a inspeccionar en que situación de comodidad se desenvuelve su hija, es prácticamente imposible. Condeno a Cuba, más aún, porque no puedo disfrutar en la calle de un comentario sobre la rubia de pechos grandes que golpéo al perro de su ex-pololo. Condeno a Cuba porque la elite profesional de deportistas hablan mal de su país y ni siquiera obtienen medallas, fruto de una indisciplina en la educación precoz. Condeno fervientemente a Cuba por la Falta de Mármol y Luces de tecnología led, presentación que augura para todos nosotros que cualquiera sea la actividad que se realiza en este recinto al cual ingreso debe ser seria e importante.
Condeno sin temor a Cuba por no tener un sentido de la moda. Condeno a Cuba porque el Happy Hour del día viernes con los compañeros de trabajo en el bar Liguria es el reflejo de la libertad y en tal nación es irrealizable. Condeno por sobre todo a Cuba porque la educación sexual es considerada un reproche a los imperativos que a todos Dios nos otorgó en igual medida y atenta contra nuestro designio familiar (el de los días domingos). Condeno a Cuba porque el profesional de la salud es mal pagado y dado que trata con vidas humanas es perentorio hacerle ver que eso sí tiene un valor en el mismo centro comercial, de manera que ahogue las penas que siente por la situación médica de otros con algún Dulce importado en alguna cadena, la misma que al niño que pone el helado en el cono le paga $580 pesos la hora.( bueno el trata con helados, no con vidas humanas o no?), Condeno a Cuba porque la gente se muere en los pasillos del hospital público y no es capaz de desarrollar la salud privada, en la cual todo funciona mejor ya que sobran los profesionales que diagnostican patologías con handbook en mano. Condeno a Cuba por no permitir expresar mis ideas y si lo hago es probable que se me amenace hasta con fúsil por motivo de todo aquello que condeno, pero sinceramente entre morir en la pólvora y morir en la mierda, es claro que prefiero pólvora.

importacion.amores@gmail.com 96689378-83620147 dijo...

Yo también condeno la Dictadura que tiene lugar en Cuba, cuando pienso en esas personas que no tienen derecho a pasar el fin de semana en algún centro comercial cotizando sus nuevos tenis Nike, los últimos best seller de autoayuda en la feria del libro por módicas sumas o, porque no decir, en los parques y kilométros de áreas verdes gratuitos del sector poniente de nuestra capital (Pudahuel, Cerro Navia, Maipú, etc) o de otros lares (La Pintana, El bosque). Condeno a Cuba sobre todo por que un asado con los suegros que amorosos vienen a inspeccionar en que situación de comodidad se desenvuelve su hija, es prácticamente imposible. Condeno a Cuba, más aún, porque no puedo disfrutar en la calle de un comentario sobre la rubia de pechos grandes que golpéo al perro de su ex-pololo. Condeno a Cuba porque la elite profesional de deportistas hablan mal de su país y ni siquiera obtienen medallas, fruto de una indisciplina en la educación precoz. Condeno fervientemente a Cuba por la Falta de Mármol y Luces de tecnología led, presentación que augura para todos nosotros que cualquiera sea la actividad que se realiza en este recinto al cual ingreso debe ser seria e importante.
Condeno sin temor a Cuba por no tener un sentido de la moda. Condeno a Cuba porque el Happy Hour del día viernes con los compañeros de trabajo en el bar Liguria es el reflejo de la libertad y en tal nación es irrealizable. Condeno por sobre todo a Cuba porque la educación sexual es considerada un reproche a los imperativos que a todos Dios nos otorgó en igual medida y atenta contra nuestro designio familiar (el de los días domingos). Condeno a Cuba porque el profesional de la salud es mal pagado y dado que trata con vidas humanas es perentorio hacerle ver que eso sí tiene un valor en el mismo centro comercial, de manera que ahogue las penas que siente por la situación médica de otros con algún Dulce importado en alguna cadena, la misma que al niño que pone el helado en el cono le paga $580 pesos la hora.( bueno el trata con helados, no con vidas humanas o no?), Condeno a Cuba porque la gente se muere en los pasillos del hospital público y no es capaz de desarrollar la salud privada, en la cual todo funciona mejor ya que sobran los profesionales que diagnostican patologías con handbook en mano. Condeno a Cuba por no permitir expresar mis ideas y si lo hago es probable que se me amenace hasta con fúsil por motivo de todo aquello que condeno, pero sinceramente entre morir en la pólvora y morir en la mierda, es claro que prefiero pólvora.

Anónimo dijo...

Claro, vayan a vivir a Cuba con una cartilla de racionamiento y buscando comida todo el día a ver si se ve todo tan bonito. Desde Varadero y haciendo "turismo académico" Cuba es el destino ideal, ahora vivir ahí, nadie es tan tonto.

Anónimo dijo...

Claro, vayan a vivir a Cuba con una cartilla de racionamiento y buscando comida todo el día a ver si se ve todo tan bonito. Desde Varadero y haciendo "turismo académico" Cuba es el destino ideal, ahora vivir ahí, nadie es tan tonto.

Anónimo dijo...

¿Te has olvidado de que Cuba está bloqueada económicamente por Estados Unidos? Cuando eso se detenga, creo que se podrá ir a vivir a Cuba.

Teresa