5.4.12

Hoy es 5 de abril de 1992


La malhadada pregunta se la hacía Zavalita, en pasado, en los años sesenta, y, sin embargo, muchos intuimos hoy que la respuesta estaba en el futuro, en un futuro que ya fue veinte años atrás: el 5 de abril de 1992 fue una de las veces en que el Perú empezó a joderse, cíclico como siempre, regalándose como siempre a los deseos y las angurrias de un dictadorzuelo, y nos fuimos al abismo aplaudiendo, doce años después de haber recuperado trabajosamente una democracia maltrecha y limitada, nos lanzamos a otro precipicio.

Y hoy creemos haber salido y pensamos que recordar el 5 de abril es reflexionar sobre un hecho más o menos remoto. Quienes piensen eso deben desengañarse: el fujimorismo está en todas partes: tratando de retomar el poder ejecutivo, negociando el legislativo, como un tumor enquistado en el judicial y en las fuerzas armadas, infestándonos desde las cárceles doradas donde algunos de sus líderes duermen plácidas agonías mentirosas; el fujimorismo nos acosa en canales de televisión, en estaciones de radio, en el más poderoso de nuestros diarios; usurpa la cabecera de la Iglesia, quiere capturar nuestras universidades, vive en nuestra indolencia ante la injusticia social, en ese esperpento seudo-liberal, seudo-empresarial, que se ha vuelto la forma natural de pensar para muchos peruanos; se amontona en la basura que leemos en los quioscos en cada esquina, nos atropella en nuestras pistas libradas al abuso y a la ley de la selva, se perpetúa en el legado de la mala educación, en la incivilidad, en los colegios sin brújula; nos insulta en los pedidos de amnistía para criminales sanguinarios y secuaces vergonzosos, en su campaña por la desmemoria, en su clamor por una amnesia colectiva.

El 5 de abril no hay que recordarlo como si hoy fueran ya veinte años: hay que recordarlo como si hubiera sido ayer, porque sus consecuencias nos agobian y nos victimizan hoy como un golpe que nos hubieran dado el día anterior, que se nos siguiera dando a diario. Hace solo unos meses estuvimos a punto de obsequiarle el país a quienes destruyeron el último despojo de nuestra democracia en 1992: así de cerca está esa fecha y así de encima de nosotros viven todavía sus autores.

3 comentarios:

Percy Vilchez Salvatierra -El Blog de Dirty Road Blues dijo...

El Golpe del 5 de abril, debe simbolizar históricamente lo execrable del Fujimorato y del Fujimorismo en sí mismo, esto es como partido y como institución, la que hace poco se manifiesto bajo la candidatura de Keiko.
El Golpe fue un acto atroz pero la consabida ignorancia e inmoralidad del pueblo que consintió dicho periodo y que hasta ahora consiente tantos olvidos hacen de la situación una más entre las múltiples situaciones impresentables que presenta nuestra historia republicana y que no debemos consentir se sucedan nuevamente.
Debería tenerse siempre presente en la memoria colectiva la Patria Nueva , o el hecho de la Constituyente de 1931 donde fueron execrados del hemiciclo mismo del Congreso todos y cada uno de los constituyentes apristas e inmediatamente deportados y las consiguientes masacres y horror luego de la insurgencia en Trujillo y los fusilamientos en Chan Chan,o los gobiernos de Bustamante, Odría, Belaunde, Velazco Alvarado ,García Pérez y sobre todo ,el tan ampliamente documentado y expuesto gobierno de Alberto Fujimori ,único ciudadano japonés que llego a ser Presidente de un Estado extranjero ,digno de figurar en toda antología tipo Historia Universal de la Infamia y pese a ello apoyado y avalado por tal cantidad de gente entre cínicos e ignorantes que hasta hacen perder la fe en que nuestro país en algún momento vaya hacia adelante .
Siendo objetivos sabemos que la mayoría de votantes que brindaron su apoyo a Keiko apoyaron, a su vez, en secreto o a viva voz el obrar y accionar del padre y eso es una de las circunstancias más atroces registradas en la historia dado que, para mi, es equivalente en términos morales a algo tan atroz como el hecho de haber apoyado a Stalin quien a propósito del pueblo decía que era lo mismo tratar con la plebe que tratar con un ave de corral. En cierta ocasión, Stalin puso en práctica esa hipótesis y en presencia del Soviet Supremo tomo a un ave, una gallina, expresamente mandada a traer para la ocasión y lenta y ensañadamente arranco una tras una cada pluma que el mísero animal tenía en el cuerpo hasta quedar con un cuerpecillo enrojecido en sangre fresca entre las manos .Inmediatamente mando a traer granos de algún cereal, arrojó la gallina contra un muro y luego le ofreció el cereal que tenía en las manos. Horriblemente, el animal fue hacia él y comió el alimento que ofrecía .De inmediato, retorcióle el cuello y prosiguió con su reunión tranquilamente demostrando que al pueblo se le puede vejar a niveles homicidas y pese a ello otorgando uno que otro beneficio importante se les tendrá siempre comiendo de la mano. Por muy poco, el Perú, durante la última elección presidencial , no consintió en ser un ave tan estúpida como la de la anécdota que he contado. Aun cuando el actual gobierno sea mil veces imperfecto, la otra opción, moralmente, hubiese sido el suicidio de nuestra Nación.
El drama es que la gente no entiende ni recuerda y a la gran mayoría, ni le importa. Obviamente, este es el gran problema a resolver.

Percy Vilchez Salvatierra -El Blog de Dirty Road Blues dijo...

El golpe del cinco de Abril no sólo atentó contra la democracia y la dignidad de la nación simbolizada por el Congreso y los poderes públicos intervenidos sino también, y por sobre todo ,contra la muestra más notable de la democracia peruana del siglo XX esto es la Constitución de 1979 cuyo artículo 307º deberíamos haber defendido con mayor entereza todos aquellos que preferimos ser auténticos hombres de justicia (estudie Derecho en la Universidad Nacional de Trujillo ) antes de caer en la vulgaridad de los bastardos operadores técnico-jurídicos que ahora son legión .
Lo descrito no es todo , ya que en el plano intelectual, político y moral el hecho de pasar de la eminencia de figuras como Haya de la Torre y Luis Alberto Sánchez a la mediocridad y bajeza de Jaime Yoshiyama y CIA fue un acto atroz y de repercusión terrible para la conciencia colectiva que tenemos y si no está claro todo esto piénsese en porque los congresistas, en la actualidad, son llamados “otorongos” o porque Keiko Fujimori casi asciende a Palacio durante la última contienda presidencial .
Existen inolvidables imágenes dramáticas de Osterling y Ramírez del Villar enfrentándose a la represión e intentando entrar al Congreso .Estos fueron dos entre otros muy pocos valientes en ese tiempo y si se compara a estos demócratas con los esbirros del poder de turno en ese entonces se obtendrá la misma diferencia que hay entre un arroyo cristalino y un fétido estanque que supura.
El Golpe del 5 de abril, debe simbolizar históricamente lo execrable del Fujimorato y del Fujimorismo en sí mismo, esto es como partido y como institución, la que hace poco se manifiesto bajo la candidatura de Keiko.
El drama es que la gente no entiende ni recuerda y a la gran mayoría, ni le importa. Obviamente, este es el gran problema a resolver.

Percy Vilchez Salvatierra -El Blog de Dirty Road Blues dijo...

El golpe del cinco de Abril no sólo atentó contra la democracia y la dignidad de la nación simbolizada por el Congreso y los poderes públicos intervenidos sino también, y por sobre todo ,contra la muestra más notable de la democracia peruana del siglo XX esto es la Constitución de 1979 cuyo artículo 307º deberíamos haber defendido con mayor entereza todos aquellos que preferimos ser auténticos hombres de justicia (estudie Derecho en la Universidad Nacional de Trujillo ) antes de caer en la vulgaridad de los bastardos operadores técnico-jurídicos que ahora son legión .
Lo descrito no es todo , ya que en el plano intelectual, político y moral el hecho de pasar de la eminencia de figuras como Haya de la Torre y Luis Alberto Sánchez a la mediocridad y bajeza de Jaime Yoshiyama y CIA fue un acto atroz y de repercusión terrible para la conciencia colectiva que tenemos y si no está claro todo esto piénsese en porque los congresistas, en la actualidad, son llamados “otorongos” o porque Keiko Fujimori casi asciende a Palacio durante la última contienda presidencial .
Existen inolvidables imágenes dramáticas de Osterling y Ramírez del Villar enfrentándose a la represión e intentando entrar al Congreso .Estos fueron dos entre otros muy pocos valientes en ese tiempo y si se compara a estos demócratas con los esbirros del poder de turno en ese entonces se obtendrá la misma diferencia que hay entre un arroyo cristalino y un fétido estanque que supura.
El Golpe del 5 de abril, debe simbolizar históricamente lo execrable del Fujimorato y del Fujimorismo en sí mismo, esto es como partido y como institución, la que hace poco se manifiesto bajo la candidatura de Keiko.
El drama es que la gente no entiende ni recuerda y a la gran mayoría, ni le importa. Obviamente, este es el gran problema a resolver.