12.11.12

Nuevo Hildebrandt Ilustrado

Cada vez que hablo de César Hildebrandt, una larga fila de adjetivos me viene a la mente. Los digo y luego debo pasar horas explicándole a una nube de estudiantes de periodismo cómo así es que me atrevo a utilizar esos adjetivos para describir a su divinidad.

Con el fin de ahorrarme la repetición infinita del argumento, he preparado este pequeño compendio. Va dirigido sobre todo a los jóvenes periodistas o estudiantes de periodismo que creen que no tener a Hildebrandt en la televisión es una gran pérdida. Haciendo clic en cada adjetivo o sustantivo encontrarán un texto que lo explica y lo justifica.

Sexista y homofóbico.- Hildebrandt tiene la costumbre de atacar a movimientos sociales y grupos políticos porque entre sus miembros hay homosexuales, a quienes se refiere como "locas" (a las lesbianas prefiere llamarlas "marujas" y "feas").

Enemigo de la libertad de prensa.- Pese a haberse descrito innumerables veces como un perseguido político y haber acusado a sus empleadores de censurar su trabajo, Hildebrandt celebró el momento en que Martha Meier Miró Quesada tomó El Comercio, empezó a despedir periodistas y desmanteló la Unidad de Investigaciones. Curiosamente, poco antes había atacado a los medios de prensa que desactivan sus unidades de investigación.

Racista.- Los ejemplos abundan. Les entrego aquí uno que se distingue porque, pese a la evidencia de sus prejuicios, no mereció casi ninguna crítica de sus lectores ni de otros periodistas. Hildebrandt entiende las razas al estilo del siglo diecinueve: hay razas que tienen limitaciones, individuos que deben sobreponerse a las taras de su origen si es que esperan destacar de alguna maner entre los suyos.

Antisemita.- Hildebrandt es capaz de las más descabelladas elucubraciones si es que ellas le permiten acusar a los judíos de algo. Lean el post que enlazo y no dejen de revisar el artículo de Hildebrandt al cual aludo.

Negacionista.- Siguiendo esa línea, Hidebrandt está dentro de ese grupo formado por seudo-intelectuales estrafalarios y políticos antisemitas radicales que o bien niegan la existencia del Holocausto o dicen que no fue para tanto y piden que se revise la historia para acabar con el "mito". Entre los intelectuales en los que se apoya hay más de un historiador hitlerista.

Difamador.- Como es sabido, Hildebrandt no tiene pelos en la lengua. Esa es la razón por la cual, cuando quiere difamar a alguien, la mentiras ruedan por su boca sin obstáculo alguno. A mí muchas veces me tocó sospecharlo pero desde hace unos años lo he comprobado, cuando las mentiras que ha dicho se refieren a mí.

Clasista.- Es curioso el afecto que mucha gente de la izquierda más joven siente por Hildebrandt, considerando cuán enteramente se encarnan en él todos los prejuicios que ellos odian. Para Hildebrandt, por ejemplo, una manera eficiente de insultar y descalificar a una persona es compararla con una empleada doméstica.

Reaccionario.- Alguna vez Hildebrandt descalificó a Óscar Ugarteche "acusándolo" de haber fundado el Movimiento Homosexual de Lima, porque Hildebrandt, a pesar de llevar años tratando de pintarse como una especie de rebelde revolucionario, no puede con sus prejuicios, y para él lo único peor que los reclamos de las minorías es que esas minorías quieran articularse para protestar.

Inconsistente.- Hildebrandt intenta retratarse como un líder del pensamiento pro-derechos humanos, pero rutinariamente elogia a Fernando Belaunde, el presidente bajo cuyo gobierno se cometió la mayor cantidad de violaciones de los derechos humanos en la historia del Perú, incluyendo la mayor cantidad de las muertes ilegítimas del periodo de la violencia política de los años ochenta-noventa.

Ignorante.- Hildebrandt pasa públicamente como una suerte de intelectual del periodismo. Pero si uno lee sus artículos con cuidado, descubre que están colmados de insensateces y datos ridículamente falsos. Aquí un ejemplo divertido (divertido, entre otras cosas, por el exceso de ignorancia).

Mentiroso.- Hildebrandt es capaz de "olvidar" hasta los datos más transparentes de la historia reciente si es que eso le permite construir el argumento que desea construir, no importa que tanto la conclusión como las premisas sean falsas.

Egomaniaco.- ¿Imaginan a alguien que, entrados los sesenta, todavía se dé el trabajo de acusar de envidiosos a sus compañeros de promoción del colegio? Adivinen de quién hablo.

23 comentarios:

Anónimo dijo...

Ad hominem

Anónimo dijo...

excelente articulo.
porfa, podrias regresar al formato anterior del blog, aca es un toq dificil leer, o sino cambiar a otra cosa.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Un argumento ad hominem es cuando tú niegas la verdad de una proposición descalificando a quien la dice. No tiene nada que ver con esto. Un ejemplo de argumento ad hominem, en cambio, es cuando Hildebrandt dice que no hay que hacer caso a las cosas que X dice porque X es feminista o gay.

Anónimo dijo...

Lo primero que pense cuando lei este articulo, es tambien que hay un ad hominem. Ya, este articulo solo se dedica a describir los errores de Hildebrandt que son muchos. Es un hombre con pasiones, y esas pasiones llevan a errores.
Pero este articulo viene a razon de los 20 minutos de pantalla que le dieron ayer y los tuits de tu cuenta, que en conjunto dicen: No le crean nada de lo que salga de la boca del chato, porque, como pueden leer en este articulo, es asi, asi y asá.
Creo que Hildebrandt debe de ser leido o escuchado con reservas. No estoy de acuerdo con todo lo que dice, pero como divierte la manera cachosa en que dice las cosas con las que uno si esta de acuerdo.
Al final, cual es tu opinion de todo lo que dijo? Porque lo mas gracioso es que en opinion coinciden.

Anónimo dijo...

No lo creo.

Anónimo dijo...

No lo creo.

Luis Daniel Collazos dijo...

Barajo dedicadas adjetivaciones por alguna que otra lucidez pasional y metafóricamente docta. Convicciones y principios no debieran ser atribuciones de mentes librepensadoras, y coincido en que Hildebrandt debe ser leído y escuchado. Mal no hace para quien lo pueda entender.

Jos dijo...

A veces puede ser acertado, pero muchos le han otorgado un pase libre para despotricar de una manera que sólo a él se le permite. Como cuando calificó a Fritz Du Bois como "el brazo armado de la pesadez" (Quack!) Pero imagínense nomás las reacciones en todo lado si Alditus hiciera un chiste así de algún caviar amputado, estoy seguro que todos rebotarían semejante canallada. Señores, Hildebrandt es humano, un niño grande, así que ya dejense de tanta vaca sagrada.

Meta-Anónimo dijo...

Ayn! No, pues, no es un ad-hominem sino una descripción del "ejemplo" del buen periodista. ¿Acaso se ha analizado aquí lo que dijo en la tele? No puede ser un ad-hóminem si no se han desestimado argumentos con un ad-hominem.

Rockero Peruano dijo...

Hildebrandt es un digno representante del cainismo hispánico. Nuestro Fernando vallejo. Nuestro pequeño grinch.
Por otro lado Hildebrandt es exitoso porque estimula lo irracional que hay en todos utilizando recursos tentadores y efectistas: Prejuicios y generalizaciones que como todas siempre son absurdas (“rancio odio de todo chileno sincero“ “LOS peruanos de la diáspora”), pero también porque ejerce su papel de antisemita, homofóbico, sexista, clasista entre otras perlas confundiéndose con el Hildebrandt antitaurino, antiimperialista, antifujimorista, envalentonado desfacedor de corruptelas, etc
Al final siempre el segundo hildebrandt termina por opacar al primero. ¿y porque no? Lo de antisemita se podría cuestionar dejándolo en el limbo, además de que los judíos son una minoría y están estereotipados como gente poderosa. Lo de sexista se creerá que atañe “solo” a las feministas y terminará diluyéndose como anécdota junto con su “clasismo” para todo aquel que tenga la voluntad de admirarlo. La homofobia, por tratar a otra minoría, no revestirá de mayor escándalo para sus admiradores (¿por cierto, que hicieron las organizaciones que velan por el respeto del homosexual ante esa declaración?)
Pero quien puede negar la fuerza de la imagen de un hildebrandt amante de los animales! Antiyanki!(lamentable tendencia mundial), antiaprista!, antifujimorista!, luchador del pueblo contra los grandes poderes!, encarnación de la voz del pueblo!


Ahora ¿ese comportamiento de hildebrandt afecta sus opiniones sobre movimiento políticos del día a día? ¿acaso no es uno de ellos con sus incongruencias y defectos morales?

Pdt: si alguna vez te falta algún tema:
http://lacomunidad.elpais.com/http-urarianoms-blog-uol-com-br-/2010/10/12/mario-vargas-llosa a mi me sigue pasmando como hay gente tan rara que puede hablar de manera tan infame de una obra maestra “la guerra del fin del mundo”

Anónimo dijo...

y por que razones atacas a cesar ?
quisiera que escribas una critica similar pero de tu persona .

Anónimo dijo...

y por que razones atacas a cesar ?
quisiera que escribas una critica similar pero de tu persona .

Maria Bringas Arrunategui dijo...



Esta vez no estoy de acuerdo con el Sr. Faveron a quien admiro. Cesar Hildebrandt es un periodista brillante, es humano y tiene sus defectos, q son superados x su inteligencia y lucidez para mostrar la realidad de nuestro pais, q no la veo en ningun otro periodista.

Anónimo dijo...

¿Y con la imagen que ilustra tu artículo qué crees que haces? Enanófobo.
He leído tus textos y los que citas de H, y tu crítica se debe a lo que los anglosajones llaman -y quizás suene paradójico por el personaje del que se trata- falta de principio de caridad.

chatillo dijo...

De acuerdo, ese periodista tiene esos defectos, y asimismo es muy amigo de sus amigos, a los que defiende a costa de todo, asi como quiere que el publico crea que los enemigos de sus enemigos deben ser nuestros amigos...
los progres chatarra lo adoran pero no creo que lo adoren tanto cuando le daba un kilo de tribuna a los shultz o a umberto jara no? sin mencionar la echadera con las crousillat

Anónimo dijo...

Acabo de ver una parte de la entrevista en Panorama y no puedo creer el grado de estupidez del Sr. Hildebrandt ya desde los primeros minutos. Habla de que el MOVADEF está siendo sobredimensionado porque en Argentina solo hay ocho simpatizantes, en Chile 6, y que en realidad son "cuatro gatos". ¿Es que el Sr. Hildebtrandt, con 40 años de periodista, no ha aprendido nada de lo que enseña historia? ¿Hay que recordarle que todos los movimientos letales y antidemocráticos empiezan así? ¿Hay que recordarle que el partido Nazi también empezó con "cuatro gatos" (bueno, seis, el séptimo fue Hitler)"? No lo aguanté ni cuatro minutos, en serio.

Anónimo dijo...

Al César lo que es del César. Hildebrant tiene todos los errores que indicas y quizàs màs. Ello no quita que muchas veces se las ha jugado por causas justas. Nunca hay que endiosar ni lapidar a alguien tan raro como el chato.

Anónimo dijo...

Ete que, no puede ser enanófobo, el autor también es chatola...

Anónimo dijo...

- Hildebrandt (segun Faveron) dice: No hagan caso de fulano porque es gay
- Faveron dice: No hagan caso de Hildebrandt porque es homofobico

- Hildebrant (segun Faveron) mata al mensajero en vez de al mensaje. Hildebrandt da una serie de opiniones en una entrevista reciente
- Faveron no opina nada de las opiniones vertidas y en vez de eso escribe un post lleno de adjetivos sustentados con otros posts escritos por el mismo.

Anónimo dijo...

Vamos, Faverón, gratuitamente no describes a la falsa divinidad.

Anónimo dijo...

El tal Jos debe de andar viviendo en la luna, porque Alditus se ha pasado la vida burlándose de la cojera de Diez Canseco por ejemplo, y en alguna oportunidad se burló de los problemas físicos de su abuelo, José Carlos Mariátegui. Eso sin mencionar la recantidad de veces que se ha metido con familiares de políticos o de periodistas opositores. Pero no le ha pasado nada, obviamente, porque, al margen de caviares, truchas o merluzas, en el Perú la sinvergüencería siempre tiene cabida y pasa piola.

doménica dijo...

una cuestión ad hoc-sin mucha revisión, lo acepto-:

Si Hildebrandt es negacionista, qué hace refiriéndose a los campos de exterminio Nazi? Acaso el negacionismo no radica en NEGAR que campos de este tipo existieron? Cito para ello a Faverón citando textualmente a Hildebrandt.


"ince años en total, en lugar de los quince minutos que calculaba Warhol. Y por cierto, es una estupenda actriz.

"Y en un año en el que había que premiar a actores negros porque así lo exigía lo políticamente correcto, entonces le dieron su Oscar a Forest Whitaker, uno de los peores actores que he visto en varias décadas de cinéfilo. Pero, claro, se lo dieron porque hizo el papel de Idi Amín y, en ese caso, la presión del lobby judío –el rescate de Entebbe: negro caníbal versus inteligencia israelí– hizo lo suyo. Como hizo lo suyo a la hora de premiar al insoportable Roberto Benigni por “La vida es bella”, una huachafada insultante para quienes de verdad sufrieron los horrores de los campos de exterminio nazis".
La primera frase de ese párrafo es lo más antojadizo del mundo: ¿por qué en el 2007 era políticamente correcto premiar a un actor negro y en el 2008 no ha sido políticamente correcto siquiera nominar a uno? Tonterías. Y decir que Forest Whitaker es un mal actor... Cualquiera que haya visto al menos Ghost Dog y The Crying Game sabe que decir eso es, por decir lo menos, un disparate."

Ivan Loyola dijo...

te falto Hildebrandt Seudo Sofisticado: en su articulo catas y catitas acusa a los enofilos de huachafos por encontrar aromas y sabores en el vino, sin considerar que hay una base tecnica que confirma que las moleculas de olores de frutas y otros q captamos en el vino tienen analogos en frutas, especias, etc. Y encima dice que el vino sudafricano es "reciente" cuando es todo lo contrario.