2.10.12

Senderistas y fujimoristas

...
¿Alguna vez, quizá durante una discusión en alguna red social, han sentido que no saben bien si esa persona que dice cosas extrañas es un orgulloso fujimorista o un senderista asolapado? Aquí algunas preguntas que les pueden formular con el objetivo de desambiguar la situación:

1. ¿Crees que las cifras de muertos y desaparecidos que señaló el Informe final de la Comisión de la Verdad son cifras infladas?

2. ¿Te parece que mantener una memoria constante de los hechos de la violencia es un ejercicio nocivo que no nos permite crecer como nación?

3. ¿Piensas que hay personas encarceladas por crímenes de lesa humanidad que deberían ser amnistiadas y liberadas?

4. ¿Crees que los crímenes aún no resueltos del periodo de la violencia política deberían quedar en el olvido?

5. ¿Piensas que un grupo político que en el pasado ha atentado violentamente contra las instituciones de la democracia merece una oportunidad de llegar al poder?

6. ¿Te parece que el proyecto de construir un cierto tipo de sociedad justifica el ejercicio de la violencia?

Lo siento. La verdad es que esas preguntas resultan inútiles para la desambiguación. El motivo es que los fujimoristas y los senderistas, si responden de corazón, contestarán a todas ellas, de modo que el cuestionario no sirve.

En verdad, para descubrir las diferencias habría que escarbar mucho más. Y aun así, durante la excavación, por un buen rato, uno seguiría encontrando coincidencias:

Senderistas y fujimoristas, por ejemplo, comparten la mística carismática de seguir a un líder poco menos que providencial e irremplazable y piensan que incluso las acciones más nefastas de ese líder fueron inspiradas por una suerte de amor omnímodo por el pueblo.

Senderistas y fujmoristas describieron algunas de esas acciones criminales como simples "excesos" y se refirieron a los inocentes caídos en sus garras como el "precio a pagar" propio de cualquier guerra.

Senderistas y fujimoristas defendieron, en la práctica, la visión de la mujer como un objeto instrumental, en muchas ocasiones reducido a su capacidad de procreación.

A los senderistas, eso los condujo al secuestro de mujeres para usarlas como fábricas de niños a los que llamaron "pioneritos"; a los fujimoristas, esa misma mentalidad los condujo a disponer cientos de miles de esterilizaciones forzosas.

Senderistas y fujimoristas, por tanto, se sintieron con derecho a decidir sobre la maternidad de las mujeres, desplazando su individualidad y reduciéndolas al rol de objetos manipulables.

Senderistas y fujimoristas utilizan un discurso populista de exaltación de lo indígena mientras en la práctica las formas tradicionales indígenas les parecen estorbosas y retardatarias, enemigas de la modernidad, en la versión de modernidad que cada uno de ellos defiende, que en ambos casos es una seudo-modernidad autoritariamente impuesta.

Podría seguir enumerando, pero no sé si es necesario. El punto ya debe de estar muy claro: hay posiciones y discursos políticos que uno imagina diametralmente opuestos, cada uno la némesis del otro, y seguramente el discurso senderista y la pragmática fujimorista son, en efecto, antitéticos. Pero cuando dos corrientes ideológicas comparten fundamentalmente una misma moralidad (o más bien inmoralidad), esas diferencias se ablandan, se borran, y las acciones de ambos empiezan a ser aborreciblemente semejantes.

Por eso, ahora, si alguien aparece por ahí en estos días y dice, por ejemplo, algo como "Fulano sigue encarcelado porque este país está lleno de odio y lo que debería primar es el perdón", a uno le resulta difícil saber si se trata de Kenji Fujimori pidiendo la libertad de su padre o si es algún líder de Movadef pidiendo la libertad de Abimael Guzmán, o si es el Cardenal de Lima orando por el perdón a Fujimori o si es un orate publicista de Sendero Luminoso disfrazado de humanitario en alguna ciudad europea, o si es Aldo Mariátegui en una editorial del diario Correo.

...

23 comentarios:

Gustavo von Bischoffshausen dijo...

Fujimoristas, Senderistas, Iglesia (una parte), Medios (algunos. ¿Quién falta?

Anónimo dijo...

¿Todos los que cuestionan las cifras son senderistas o fujimoristas o comparables con ellos? Debería haber un espacio para el debate académico de las cifras de la CVR, y no tomar las mismas como si fuesen una verdad incuestionable.

Andrés Piñeiro dijo...

A mi juicio, lo que hace más peligroso a Fujimori, incluso más que a Guzmám, es que a pesar de todas las atrocidades cometidas, todavía es un interlocutor válido, con representantes en el Congreso, candidato a la Presidencia de la República en su momento, etc.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

No, anónimo, yo no he dicho eso y si crees que lo he dicho te pido que me indiques dónde. Yo he dicho que los senderistas y los fujimoristas cuestionan esas cifras; no he dicho que todo el que lo haga sea una cosa o la otra. Juan y Pedro son rubios no significa que todo rubio sea Juan o Pedro.

Anónimo dijo...

Pero pones el cuestionamiento de las cifras como uno de los elementos negativos que une a fujimoristas y senderistas. Calificas además ese cuestionamiento como "decir cosas extrañas" y concluyes después que se trata de una inmoralidad compartida. Podrías haber dicho igual que tanto fujimoristas como senderistas respiran, o se alimentan, o duermen, pero elegiste decir que una de las cosas que tienen en común, en esa inmoralidad compartida, es que cuestionan las cifras de la CVR.

Sergio Gonzales Bacca dijo...

Sr. Faveron creo que hay una diferencia notable en las semejanzas que pregona: La toma del poder por parte del Fujimorismo no se validó con violencia como intentaba hacer SL.

Pero el tema de asemejar al fujimorismo con SL no es la coyuntura: decir que se parecen para tratar de arrastrar una nota de descredito sobre la gestión del indulto hacia Fujimori es de toda la vida.

La verdad, es que hay una sola cosa: hay un hombre que fue condenado por diferentes crímenes, que está pagando su pena por ellos y que solicita un indulto para no morir en la carcel.
¿Podemos entender y juzgar en base a ello o continuaremos vengándonos de presuntos agravios cometidos en el ejercicio del poder? Mas alla de la Justicia, esta la com`pasión, no la venganza

Anónimo dijo...

El problema Sr. faveron es que eso s excesos se cometieron no solo con Fujimori sino con Alan y con Belaunde. No soy fujimorista, pero si creo que no se ha evaluado su gobierno con objetividad. Creo que al inicio hizo las cosas correctas: jueces sin rostros, condenas a cadena perpetua, "violar" la autonomia universitaria para sacar a los terrucos de allí, todo eso estuvo bien, y fue algo que nadie quiso hacer antes. Eso es lo positivo, lo negativo lo tuvo y vaya que lo tuvo, pero si juzgaron a Fujimori, porque no a Alan y a Belaunde? Porque la clase política decidio expiar todas sus culpas en Fujimori.

Anónimo dijo...

Por otro lado, lo nefasto de tu razonamiento es que terminas equiparando a SENDERO con el Fujimorismo. Sendero quiere destruir el estado peruano, el fujimorismo, como Alan o FBT, reaccionaron desde el poder como mecanismo de defensa. Yo no creo que Fujimori haya sido un genocida. Podemos discutir mucho acerca de los crímenes que se cometieron, pero equiparar al ESTADO peruano con SENDERO es la mayor estupidez y la razón de que se acuñe el término caviar.

Anónimo dijo...

Excelente Faverón. En la analogía se podría incluir "¿Crees que las ONGs de DDHH apoyan al otro bando?". Si bien ese ha sido un argumento usado rpedominatemente porlos fujimoristas, si vemos el famoso video del Crespo y su MOVADEF en la presentación del libro de G. Portocarrero ("el mamotreto"), en una parte del mencionado video Crespo tb denuncia a las ONGs de DDHH de estar en contra de ellos. Saludos

Anónimo dijo...

Minuto 6:50 del video de movadef, sonde Crespo acusa a las organizaciones de DDHH de no defenderlos a ellos sino a los otros

Anónimo dijo...

Pero has incluido el cuestionamiento a las cifras de la CVR como uno de los elementos en común de la inmoralidad de senderistas y fujimoristas. No has escogido decir que ambos comparten el vivir en el Perú, o el gustar de la comida peruana. Has considerado el cuestionamiento o desconfianza de las cifras de víctimas dadas por la CVR como una de las "cosas extrañas" que dicen tanto senderistas como fujimoristas, y pones esto junto a una lista de hechos que todos tus lectores van a identificar con valores negativos de los extremistas sobre los que trata tu artículo. Y el problema con eso es que esas cifras han sido cuestionadas con argumentos científicos, y lo que hace este post es descalificar "de taquito" a quienes creen que el número de víctimas reportado por la CVR está ciertamente inflado.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Vivir en el Perú o gustar comida peruana no son rasgos ideológicos, mi estimado anónimo. Hay que pensar con un poco más de claridad.

Los estudios que suelen citarse no tienen nada de científicos. De hecho, el que más se cita, el que dice que no hubo 69 mil muertos sino 28 mil, también dice que el Estado no fue responsable del 37% de las muertes, sino del 59%. Está hecho con la intención expresa de servir como descargo a Sendero Luminoso. Y los fujimoristas y la derecha, vergonzosamente, aceptan la cifra de 28 mil porque les permite desacreditar a la CVR aunque todo el mundo sabe que es un "estudio" pro-senderista. Si no me crees lee los lamentbales artículos de Hugo Guerra.

¿Y cómo es eso de que SL quizo destruir el Estado y el fujimorismo fue un defensor del mismo? ¿Y eso de que SL quería capturar el Estado violentamente y el fujimorismo no? Perdón, pero yo creo recordar que el 5 de abril de 1992 Alberto Fujimori dio un golpe de estado, cerró el congreso, abolió la Constitución, tomó las calles con el Ejército, secuestró periodistas y congresistas y sometió al Poder Judicial, para acto seguido comenzar un periodo de terror con secuestros, torturas y asesinatos selectivos. No hay que ser hipócritas, pues; no hay que discutir con mentiras como si fueran argumentos.

Manuel Zambrano dijo...

Bueno, si Fujimori realmente llegare a un estado de salud terminal pues que lo indulten, bajo condiciones, que pida perdòn por sus crìmenes y robos, que devuelva lo robado, que pague la reparaciòn civil impuesta por la justicia, que se le prohiba intervenir en polìtica y ni siquiera asomar sus fauces malolientes en pùblico y a partir de ahì, si, que se vaya a morir al olvido en el basurero de la historia, y que los peruanos tapemos luego el tacho de la basura y lo desterremos de nuestra memoria, como se merece un tipejo de su calaña y de su prontuario.

Anónimo dijo...

Bueno, ya que alguien mencionó el video del MOVADEF, aquí les pongo una relación de "amigos" del MOVADEF (Base Chorrillos) puesto que dichas personas lo agregaron alegremente en su perfil:

Rodolfo Hinostroza
José Rosas Ribeyro
Carlos García Miranda
Maria Fernanda Brescia
Ibero Librerías Lima-Perú
Biblioteca Raul Porras Barrenechea
Zein Zorrilla
Giancarlo Huapaya
Grupo Estudios Literarios "Washington Delgado" (Universidad Federico Villareal)
Facultad de Arte PUCP
Matemática Norma (Grupo Editorial Norma)
Lustra Editores
Mesa Redonda Grupo Editorial
Cea Unifé
Infodem Derrama Magisterial
Fondo de Cultura Económica - Lima
Teatro Universidad Católica - PUCP
Editorial Arbakas
El Círculo Bar
Manu Contreras
Javier Garvich
Casa de Citas (Revista PUCP)
Patricia del Valle
Librerías La Familia
y muchos más.

No es broma, verifíquenlo ustedes mismos.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

En buena parte de los casos, esas personas e instituciones han sido víctimas de un engaño. Lo sé porque a mí también me pasó: un usuario de Facebook puede cambiar de nombre cuando lo desee; esa cuenta no se llamaba Movadef Chorrillos al principio: invitaron gente bajo otro nombre y luego lo cambiaron. Y no hay nada valeroso en acusar gratuitamente a quien es víctima de un engaño. Si quieres hacer algo bien, escríbeles a esas personas y adviérteles de lo que pasa.

Anónimo dijo...

¿Es objetivo llamar "pro-senderistas" a un estudio sobre las cifras de la CVR (asumo que es el de Silvio Rendón) sólo por el hecho de aumentar la responsabilidad del estado como culpable de muertes y desapariciones?

Anónimo dijo...

Es cierto, Fujimori dio un golpe el 5 de Abril. Es verdad que hubo asesinatos en su gobierno, como pasó en el gobierno de FBT y de Alan I. ¿Realmente crees que Fujimori mandaba matar a sus opositores? La corrupción del gobierno de Fujimori, filmada en los vladivideos es innegable y por mi que lo condenen a 30 años por eso. Si crees en la autoría mediata, es tu tema, yo creo que es un invento. Pero entonces Alan tendría que estar preso por autoría mediata en El Frontón y FBT por todo lo que pasó en Ayacucho entre 1983 y 1985. ¿Por qué no recordar todo eso? Pero lo malo es que por recordar todo lo malo que hicieron nuestros gobernantes nos olvidamos del verdadero enemigo: SENDERO que ahora anda matándose de la risa viendo como nos peleamos democráticamente.

Anónimo dijo...

Y en cuanto a la cpatura violenta del poder, me parece que nuevamente peca de ingenuo por decir algo al comparar el golpe de Fujimori con lo que hubiera sido un gobierno de Sendero Luminoso. Ese es y seguirá siendo el gran error de la izquierda: si en los 80justificaron a Sendero hoy lo vuelven a hacer al decir que Sendero y Fujimori son la misma cosa. De allí al "da lo mismo votar por Keiko que por Osmán Morote" ya no queda nada.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Obviamente Alan García debería estar preso desde hace muchos años. Yo lo he escrito muchísimas veces. Gracias por hacer notar que soy coherente en las cosas que digo.

Anónimo dijo...

"Senderistas y fujimoristas utilizan un discurso populista de exaltación de lo indígena mientras en la práctica las formas tradicionales indígenas les parecen estorbosas y retardatarias, enemigas de la modernidad", SL nunca fue indigenista, al contrario y por dogma doctrinario, preconizaba lo moderno, la lucha de clases, etc y estaba en contra de lo indigena, tanto en contra de la espiritualidad como formas de autoridad indigenas, prueba ello es que muchos shamanes y lideres indigenas fueron asesinados al principio. Igual Fujimori, era populista pero nunca indigenista.
Se nota que nunca has viajado por el Ayacucho o las zonas golpeadas por el terrorismo, ahi la mayoria de los casos y la memoria de la gente hace suponer que fueron los militares los que se encarnizaron mas con la poblacion civil. No entiendo por que hacer un recuento serio de las responsabilidades del estado sea "pro-senderista". Ponerlo en esos terminos es macartista.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

¿Y quién ha dicho que SL o el fujimorismo fueran indigenistas? No sé qué texto has leído. Lo que sí sé es que tan rápido como eres para inventar afirmaciones lo eres también para reescribir biografías ajenas: sí conozco Ayacucho y conozco muchos pueblos del interior del departamento. Y no los conocí antes o después del terrorismo, sino durante ese periodo. Cosa que, por cierto, es tan irrelevante para lo que estamos hablando como lo sería la situación contraria.

mensajes claro dijo...

Interesantes comentarios , Las madres de los estudiantes de la cantuta piden justicia

Anónimo dijo...

Pongamos las cosas claras, Sr. faverón usted señala que tanto el senderismo como el fujimorismo utilizaban un "discurso populista de exaltación de lo indígena" Y ahí la crítica del anónimo (9:12) es válida. Díganos en que editorial, artículo del "El Diario", panfletos o entrevistas a dirigentes camaradas, SL hace una exaltación de lo indígena, porque sinceramente no lo he visto. Y díganos en qué discurso, decreto, entrevista, documento secreto, etc. algún adalid del fujimorismo hace lo mismo. Sería la primera vez, después de 70 años, que lo indígena, se plasma en la agenda política del país.
Vamos, que un error lo comete cualquiera.